Saltar al contenido
Actuamos por los derechos humanos en todo el mundo
Buscar

Lucha contra la violencia sexual y súmate a #NoConsiento por Blanca

Hace dos años Blanca volvía a casa, cuando un desconocido la abordó, la violó y la dejó inconsciente.

Superó la vergüenza tras la agresión sexual y respiró hondo: decidió denunciarlo pero no encontró el apoyo que se merecía: se sintió cuestionada, como si estuviese mintiendo o si tuviese la culpa de lo que le había pasado. Sintió que la policía no le creía, que había hecho algo malo, y nadie le recomendó qué hacer para seguir adelante.

Han pasado ya dos años, y Blanca no ha recibido ni una sola llamada por parte de la policía informando de cómo va la investigación sobre la agresión sexual que sufrió. Y espera algo imprescindible y justo: cambios. “Esto tiene que cambiar, [los profesionales] deben comportarse como personas que ayudan”.

El periplo que vivió Blanca después de que la agredieran sexualmente no es una excepción. Son muchas las mujeres entrevistadas que han vivido situaciones parecidas. ¡Es hora que esto acabe!

Queremos una sociedad en la que todas las mujeres se sientan protegidas y apoyadas ante la violencia sexual y ahora tenemos el poder de cambiarlo: suma tu firma al manifiesto #NoConsiento y exige que ni una mujer más tenga que pasar por el calvario por el que pasó Blanca.

¡Firma!
Firma el manifiesto
Ayúdanos a llegar a 50.000
33.579 firmas
Manifiesto #NoConsiento (leer) .

MANIFIESTO

Durante muchos años, hemos vivido en una sociedad que consentía; que aceptaba el maltrato como algo cotidiano; que veía la violencia sexual como algo habitual; que permitía que los abusos y las agresiones a las mujeres quedaran impunes.

Todo esto debería ser parte del pasado, pero aún hoy, en pleno siglo XXI, tenemos que vivir con ello.

Y NO LO CONSIENTO:

• No consiento que miles de mujeres y niñas sufran violencia sexual, y mucho menos, que, además, tengan que enfrentarse a un camino lleno de obstáculos, de piedras.

• No consiento que si mi hija sufre el horror de ser violada, encima sea interrogada durante horas en la policía y tenga que escuchar frases como: “¿Qué ropa llevabas?”.

• No consiento que si mi pareja, mi hermana o mi amiga sufre una agresión sexual, le digan: “no importa, márchate, eso no es nada” o “aquí no te podemos atender” cuando acuda en busca de asistencia médica.

• No consiento tener que aguantar que jueces y fiscales traten a las agredidas como agresoras.

• No consiento que haya mujeres que teman denunciar a su agresor por el terror a sentirse señaladas de antemano.

• No consiento que no se crea a las mujeres violadas, que su palabra sea cuestionada, que sean ellas las juzgadas y no los violadores.

• No consiento ni una sola agresión más, ni una sola humillación más, ni una sola piedra más en el camino de las mujeres que sufren violencia sexual.

• No consiento que se crea que la violencia sexual es solo una cosa de mujeres porque nos afecta a todos y a todas: seres queridos, familias, parejas, hijos, hijas, amigos…

• Quiero una sociedad y unas instituciones que tengan claro que ante la violencia sexual hay DERECHOS:

El derecho a acudir a la policía y a ser informada y atendida sin prejuicios.
El derecho a ir a cualquier hospital y recibir la atención adecuada.
El derecho a una justicia libre de estereotipos y revictimizaciones.

Somos miles las mujeres y hombres que exigimos que se respeten estos derechos, no solo cuando aparecen manadas, sino todos los días.

Queda mucho por hacer y por eso vamos a seguir luchando.
¡Únete! ¡Dilo bien alto!

Si ya has firmado alguna acción antes, rellena sólo tu email:
Completa el siguiente formulario:
Al participar en esta acción aceptas la política de privacidad