Actuamos por los derechos humanos
en todo el mundo

Buscar

Libia: Los chivos expiatorios del miedo

¡Gracias!

Esta acción ha finalizado. Hemos sido 6.335 firmantes

Las firmas han sido enviadas al Embajador de Libia en España. Desde Amnistía Internacional continuaremos supervisando la situación y presionando a las autoridades libias para que aseguren los derechos de las personas migrantes, refugiadas y solicitantes de asilo, adoptando una legislación  que sea conforme con el derecho y las normas internacionales en materia de refugiados, y pongan fin a la reclusión con fines exclusivos de control migratorio. Además, seguiremos pidiendo que todas las personas detenidas reciban un trato humano y la atención médica que necesiten.

Petición antes del cierre

Personas migrantes, refugiados y solicitantes de asilo detenidos indefinidamente en condiciones deplorables ¡Actúa!

[Los guardias] nos insultan constantemente y nos llaman: "tú burro, tú perro"
Detenido de Gambia hablando con Amnistía Internacional, 10 de mayo 2013

En un clima en el que prevalecen el desgobierno, el racismo y la xenofobia, en Libia miles de ciudadanos extranjeros, la mayoría del África subsahariana, son detenidos por largos periodos de tiempo en condiciones inaceptables solamente por su condición de inmigrantes en “centros de retención”.

En estos centros son frecuentes los malos tratos, incluidas las torturas: varios detenidos afirman haber sufrido brutales palizas con tubos de metal y cables eléctricos. Además, a muchas de las personas detenidas se les deniega la atención médica que necesitan, y algunas de ellas han sido deportadas a causa de su salud.

Estas prácticas no sólo violan las obligaciones adquiridas por el país en virtud del derecho internacional humanitario, sino que la propia Declaración Constitucional de Libia aprobada en 2011 garantiza el derecho de asilo.

Por otro lado, la Unión Europea, que este año recibió el Premio Nobel de la paz, y sus estados miembros, siguen dando asistencia a las autoridades libias para reforzar la seguridad de las fronteras y desarrollar una estrategia integrada de gestión de las mismas para frenar la "migración ilegal" hacia Europa. En este sentido la Unión Europea no debe establecer nuevos acuerdos sobre el control de la migración con Libia hasta que el gobierno demuestre que respeta y protege los derechos humanos de los refugiados, solicitantes de asilo y migrantes.

La autoridades libias deben actuar inmediatamente para poner fin a la detención indefinida de refugiados, solicitantes de asilo y personas migrantes, incluidos menores, y mostrar al mundo su compromiso con la protección de los derechos de todas las personas en Libia, cualquiera sea su estatus o nacionalidad.