Saltar al contenido

Libia: La represión debe cesar

Mujer protestando portando un retrato de Gadafi
El coronel Gadafi y su gobierno parecen estar dispuestos a matar a la gente que haga falta para seguir en el poder. Autor: Crethi Plethi bajo licencia CC BY-NC-SA 2.0
¡Gracias!

Esta acción ha finalizado. Hemos sido 103.891 firmantes

Petición antes del cierre

Las fuerzas de seguridad libias deben dejar de disparar contra los manifestantes y contra la sociedad civil. El coronel Gadafi debe parar de forma inmediata la violencia que está usando para reprimir a los manifestantes.

Esta acción ha finalizado. Queremos dar las gracias a las más de 103.000 personas que con su firma han contribuido a condenar la violencia y las violaciones contra los derechos humanos utilizadas por el coronel Gadafi para reprimir a los manifestantes en Libia.

Dada la inestabilidad de la situación y el cambio constante de los acontecimientos, desde Amnistía Internacional seguiremos trabajando sobre la situación de Libia, pero además de condenar la violencia ejercida por las fuerzas de seguridad libias también queremos centrarnos en otros daños que esta violencia está ocasionando. Te invitamos a seguir pendiente de nuestro espacio web sobre la crisis en la www.es.amnesty.org/crisis-norte-africa-oriente-medio/ para mantenerte informado de nuestras últimas novedades en los países del Norte de África y para seguir actuando en nuestras acciones.

Muchas gracias por todo tu apoyo


Petición original:
Las protestas pidiendo reformas, libertad y derechos humanos que en los últimos meses han recorrido algunos países del Norte de África y Oriente Medio han llegado a Libia. Al igual que en el resto de países, la sociedad libia quiere que los aires de libertad y reforma también se instalen en  su país. Por ello, miles de personas ha salido a la calle en diferentes ciudades para reclamar de forma pacífica sus derechos y su libertad.

La respuesta de las autoridades libias a estas manifestaciones ha sido totalmente desproporcionada. Todo parece indicar que el coronel Gadafi ha ordenado a  las fuerzas de seguridad que sofoquen las protestas prácticamente a cualquier precio, y ese precio lo está pagando la gente de Libia con sus vidas, creándose así una situación alarmante. En los últimos días, las fuerzas de seguridad no han tenido ningún reparo en utilizar medios letales como ametralladoras y otras armas contra los manifestantes, causando centenares de víctimas mortales. Les habrían disparado incluso desde el aire. Los hospitales están llenos de cadáveres con disparos en la cabeza, el pecho o el cuello, indicios claros de que se está disparando a matar.

El pasado 20 de febrero, Saif al Islam al Gadafi, hijo del coronel Gadafi, declaró que el ejército “hará lo que sea al precio que sea” para acabar con las protestas, y que las autoridades “combatirán hasta el último hombre, la última mujer y la última bala”. Declaraciones como estas, sumadas a la violenta represión de las protestas, dejan claro que el coronel Gadafi y su gobierno están dispuestos a pasar por encima de la sociedad para seguir en el poder.

Ante estos hechos, la comunidad internacional no puede permanecer impasible, es necesario que se tomen medidas inmediatas para proteger a los manifestantes y a la población en general, empezando por un embargo total de armas a Libia. Las fuerzas de seguridad libias deben dejar de disparar contra los manifestantes y contra la sociedad civil. El coronel Gadafi debe parar de forma inmediata la violencia que está usando para reprimir a los manifestantes.