Actuamos por los derechos humanos
en todo el mundo

Buscar

Oriente Próximo: El alto el fuego debe ser permanente

Actualizado: 25 de julio de 2006

 

Es preciso poner fin de inmediato a los ataques contra civiles. El gobierno israelí, el gobierno libanés, la Autoridad Palestina, Hezbolá y los grupos armados palestinos, deben tomar urgentemente las medidas necesarias para poner fin a los ataques que se están lanzando contra civiles y bienes civiles. Tales ataques son una infracción flagrante del derecho internacional humanitario y constituyen crímenes de guerra.

 

Israel debe inmediatamente terminar con los ataques deliberados a población e infraestructuras civiles en el Líbano y en Gaza, así como poner fin al uso excesivo y desproporcionado de la fuerza contra libaneses y palestinos desarmados, incluidos niños. Según informaciones recibidas debido a los ataques israelíes son ya más de 300 los civiles libaneses muertos y más de 1.300 los heridos desde que se desató la crisis. Más de medio millón de personas, el 20% de la población del Líbano han tenido que abandonar sus hogares y convertirse en desplazados internos.

 

Desde el 28 de junio han muerto más de 110 palestinos, de los cuáles 17 eran niños.

 

Hezbolá y los grupos armados palestinos tienen que dejar de lanzar ataques contra civiles israelíes. 15 civiles israelíes han muerto estos días por ataques de Hezbolá.

 

Por otro lado la crisis humanitaria se agrava por momentos en la Franja de Gaza, con consecuencias cada vez más graves para el millón y medio de palestinos que viven en esa región. La escasez de medicamentos, alimentos y combustible está empeorando como consecuencia de los cierres reiterados y prolongados impuestos por Israel en los pasos fronterizos. Desde la destrucción de la central eléctrica y de la red de suministro de agua de Gaza por las fuerzas israelíes, la mayoría de los habitantes palestinos sigue sin electricidad y agua la mayor parte del tiempo y la situación se ve empeorada por la escasez de combustible, necesario para alimentar generadores de electricidad y bombas de agua.

 

AI ha hecho un llamamiento al Consejo de Seguridad de la ONU para que autorice y despliegue de inmediato una misión de investigación de las Naciones Unidas en el Líbano e Israel con el fin de investigar los ataques contra la población civil y contra objetivos civiles y otras violaciones del derecho internacional humanitario. Asimismo le ha solicitado ordene la suspensión de todos los suministros militares a Israel y Hezbolá hasta que todas las partes introduzcan las medidas apropiadas para garantizar que la población civil y los objetivos civiles no son atacados.

 

Exige el fin de los ataques a civiles a todas las partes involucradas en la crisis de Oriente Próximo

¡Gracias!

Esta acción ha finalizado. Hemos sido 103.000 firmantes

Petición antes del cierre

El 14 de agosto entró en vigor el alto el fuego en el Líbano. A pesar de que es un alto el fuego frágil, miles de civiles han empezado a regresar a sus casas con la esperanza de que el conflicto no vuelva a estallar.

Esta acción ha finalizado. Gracias a todos los que han participado en ella. Amnistía Internacional sigue trabajando en el tema.

 

El 14 de agosto entró en vigor el alto el fuego aprobado por el Consejo de Seguridad de la ONU en su Resolución 1701. A pesar de que es un alto el fuego frágil, miles de civiles han empezado a regresar a sus casas con la esperanza de que el conflicto no vuelva a estallar.

 

Tanto Israel como Hezbolá deben garantizar que la llegada de ayuda humanitaria a la población civil de Líbano no encuentra ningún tipo de obstáculo. La comunidad internacional debe garantizar el suministro y la distribución de esta ayuda que tanto necesitan en Líbano.

 

Por otra parte, debe iniciarse sin demora una investigación internacional de las graves violaciones y abusos del derecho internacional humanitario cometidos por ambos bandos, y los responsables deben responder ante la justicia.

 

El demoledor ataque contra Qana es sólo un ejemplo de que durante el conflicto ambas partes han mostrado un desprecio manifiesto por las leyes de la guerra. La población civil de ambos bandos ha pagado el precio, puesto que abundan los crímenes de guerra.

 

El concepto de ‘zona de fuego libre’ es incompatible con el derecho internacional humanitario. El ataque contra Qana es sintomático del modo en que se ha librado este conflicto y refleja que, o bien Israel no adoptó las precauciones necesarias para proteger a los civiles, o bien lanzó intencionadamente un ataque desproporcionado contra la población civil.

 

Investigadores de Amnistía Internacional que visitaron Israel y Líbano estuvieron en Qana poco después del bombardeo y se encontraron con equipos de rescate sacando cadáveres de niños de entre los escombros y excavando furiosamente en busca de supervivientes. En el hospital de Tiro, Mohamed Qasem Shalhoub contaba que, cuando se produjo el ataque –en el que perdió a su esposa, a su madre anciana y a cinco hijos de entre 2 y 11 años–, estaba en una habitación del sótano y 17 niños dormían junto a él, de los cuales sólo uno había sobrevivido. Otra sobreviviente, que en el ataque perdió a una hermana y un hermano, contó a Amnistía Internacional que ella y sus familiares llevaban 10 días escondidos en la casa y durante el día sólo salían para lavarse, y que las fuerzas israelíes debían de haber detectado su presencia en alguno de los frecuentes vuelos sobre la ciudad de sus aviones teledirigidos de vigilancia.

 

Alrededor de 900 civiles, muchos de ellos menores, han muerto en Líbano, y centenares de miles se han visto obligados a huir de sus hogares por los ataques aéreos y las amenazas de ataque israelíes. El ejército israelí ha destruido las casas de decenas de miles personas, y se teme que la destrucción sea masiva en los pueblos cuyos habitantes se han visto obligados a huir. Los reiterados ataques aéreos israelíes han destruido puentes, carreteras, redes eléctricas y otras infraestructuras civiles esenciales, paralizando la vida en Líbano. Las fuerzas israelíes han atacado también vehículos ocupados por familias que huían de sus hogares en el sur de Líbano y camiones que transportaban alimentos, así como ambulancias, a equipos de rescate y a observadores de la ONU. 

 

Al menos 39 civiles israelíes han muerto y centenares más han resultado heridos a causa de los cohetes disparados por Hezbolá desde el otro lado de la frontera.

 

Durante el conflicto las partes enfrentadas han hecho oídos sordos a los llamamientos para que acatasen las leyes de la guerra y protejiesen a la población civil. Israel ha dirigido ataques desproporcionados y selectivos contra civiles y trabajadores humanitarios, y Hezbolá ha lanzado cohetes contra centros de población civil israelíes. Según el derecho consuetudinario internacional, lanzar ataques desproporcionados o indiscriminados de manera intencionada o atacar deliberadamente a personas u objetivos civiles es un crimen de guerra.

 

Petición original:

Exige el fin de los crímenes de guerra a todas las partes involucradas en la crisis de Oriente Próximo