Actuamos por los derechos humanos
en todo el mundo

Buscar

Irán: Prisión y latigazos por grabar el vídeo “Happy”

¡Gracias!

Esta acción ha finalizado. Hemos sido 25.077 firmantes

Petición antes del cierre

Seis jóvenes iraníes, tres hombres y tres mujeres, han sido condenados a entre 6 meses y un año de prisión y a 91 latigazos por grabar y subir a YouTube un vídeo doméstico sobre la canción “Happy” de Pharrell Williams.

Esta acción ha finalizado (20 de noviembre de 2014)

Damos las gracias a las más de 25.000 personas que se han sumado a la petición de Amnistía Internacional para que no se cumpla la condena impuesta a los seis jóvenes iraníes -tres hombres y tres mujeres- que fueron juzgados por grabar y subir a Internet un vídeo sobre la canción “Happy” de Pharrell Williams.

Amnistía Internacional sigue denunciando las violaciones de derechos humanos en Irán. Si quieres participar en otra acción sobre este país, pincha aquí.

Petición antes del cierre

Sassan Soleimani, Reyhaneh Taravati, Neda Motameni, Afshin Sohrabi, Bardia Moradi y Roham Shamekhi  son los nombres de los jóvenes que grabaron en mayo un  vídeo doméstico emulando el tema "Happy" de Pharrell Williams, que ha inspirado cientos de vídeos similares en todo el mundo.

Los seis fueron detenidos inmediatamente después de difundirse el vídeo y la policía dijo que el vídeo era “vulgar” y ofendía la “castidad pública”. En la grabación las jóvenes aparecen sin velo, cuyo uso es obligatorio en Irán desde 1981. Poco después de las detenciones, la televisión dirigida por el Estado iraní emitió imágenes de las supuestas “confesiones” de las personas acusadas en las que afirmaban que habían sido engañadas para hacer el vídeo, pensando que era para una audición.

Los seis han sido declarados culpables de "participar en la producción de un vídeo vulgar" y de "relaciones ilícitas entre miembros de un grupo",  por lo que han sido condenados a 6 meses de cárcel.  En el caso de Reyhaneh Taravati la pena se eleva a un año de cárcel al ser declarada culpable también de tener alcohol en su casa y de subir el vídeo a YouTube. Además, los seis han sido condenados a recibir 91 latigazos.

La aplicación de las penas ha sido suspendida durante tres años. En Irán normalmente las penas condicionales no se ejecutan a no ser que durante ese periodo la persona sea declarada culpable de determinados delitos, como qesas (castigo equivalente al delito cometido) o hudud (delitos y castigos estipulados en la ley islámica). A pesar de todo, estas personas aún corren peligro de ser encarceladas y flageladas. Si finalmente se ejecutan las condenas, serán presos y presas de conciencia.

Estas condenas son un flagrante incumplimiento de la obligación de Irán de respetar el derecho a la libertad de expresión. La flagelación vulnera la prohibición absoluta de la tortura y otros malos tratos.

Exige a las autoridades iraníes la anulación total de la condena. ¡Actúa!