Actuamos por los derechos humanos
en todo el mundo

Buscar

Honduras: ¡basta de persecución homófoba a activistas de derechos humanos!

¡Gracias!

Esta acción ha finalizado. Hemos sido 8.097 firmantes

Petición antes del cierre

Donny Reyes, activista de los derechos de lesbianas, homosexuales, bisexuales y transgénero, fue detenido arbitrariamente el 18 de marzo de 2007. Durante su detención sufrió maltratos y un año después aún espera respuesta de la Justicia hondureña.

Esta acción ha finalizado. Ha recibido el apoyo de más de 8000 personas, cuyas firmas electrónicas y postales serán enviadas a la Embajada de Honduras en nuestro país, para denunciar las prácticas y actitudes homófobas alentadas desde las instituciones hondureñas.

Amnistía Internacional sigue vigilando la situación en la que viven defensores y defensoras de Derechos Humanos en Honduras  perseguidos por su orientación sexual y sigue haciendo campañas por la mejora de su situación. De momento no son necesarias mas firmas. Muchas gracias a las más de 8.000 personas que firmaron esta petición.

 

Petición original:

Donny Reyes, tesorero de la Asociación Arcoiris, organización hondureña de defensa de las personas lesbianas, gays, bisexuales y transgénero, fue detenido arbitrariamente en marzo de 2007. En la comisaría otros detenidos lo violaron y golpearon repetidamente, al parecer instigados por un agente.

Según informes recabados por Amnistía Internacional, seis agentes de policía le dieron el alto cuando salía con una colega de las oficinas de la asociación en Tegucigalpa, capital de Honduras, y le pidieron sus documentos de identidad. Aunque los mostró, los agentes le ordenaron que subiera al vehículo policial y, según los informes, lo golpearon y lo obligaron a subir.

A continuación lo llevaron a la comisaría de Comayagüela y allí el agente que lo metió en la celda anunció a los demás detenidos: «Miren, aquí les traigo a una princesita, ya saben lo que tienen que hacer». Donny Reyes contó a Amnistía Internacional que los otros detenidos entendieron estas palabras como una señal para golpearlo y violarlo repetidas veces.

Dony Reyes quedó en libertad al cabo de seis horas y media, cuando accedió a pagar 200 lempiras. Hasta la fecha, no ha habido avances en las investigaciones del caso; y la policía parece haber intentado intimidarle tanto a él como a la Asociación Arcoiris

Amnistía Internacional cree que tanto él como otros miembros de la organización que encabeza pueden correr grave peligro.

Tu colaboración es fundamental para garantizar la seguridad de los defensores de los derechos humanos y evitar que estos graves hechos queden impunes.