Saltar al contenido
Actuamos por los derechos humanos en todo el mundo
Buscar

Haití: “Tenéis que proteger a las niñas porque no quiero que nadie pase lo que yo he vivido”

Una estudiante en Jacmel, donde el terremoto destruyó casi 200 escuelas
Una estudiante en Jacmel, donde el terremoto destruyó casi 200 escuelas. El gobierno llamó a los estudiantes en las zonas no afectadas a volver a la escuela el 1 de febrero. © Phuong Tran/IRIN
¡Gracias!

Esta acción ha finalizado. Hemos sido 36.713 firmantes

Petición antes del cierre

Los casos de violaciones en campos para personas desplazadas por el terremoto bien no salen a la luz por miedo, bien no reciben castigo alguno por la insuficiente respuesta policial. Sin embargo, son muchos los casos de violencia sexual sin que el gobierno haya tomado medidas para proteger a las mujeres y niñas haitianas. ¡Actúa!

Esta acción está cerrada. Hemos recibido más de 36.700 firmas que hemos enviado al Presidente de Haití pidiéndole que garantice de forma urgente la protección de las mujeres y las niñas que viven con el temor de sufrir violencia sexual en los campamentos improvisados en el país.

Amnistía Internacional seguirá haciendo campaña para que el gobierno haitiano proteja a las mujeres y a las niñas en situación de riesgo en los campos de refugio donde se alojan las personas damnificadas por el terremoto de enero de 2010.

¡Gracias por participar en esta acción!

 

Petición original:
Pascaline (nombre ficticio) tiene 21 años. Desde el terremoto vive en un campo improvisado en Puerto Príncipe, Haití, en uno de los 1.300 campos en los que más de un millón de personas desplazadas luchan por sobrevivir.

Una noche Pascaline se encontraba sola en su tienda cuando un hombre entró, la violó y la golpeó. Ninguno de los vecinos hizo nada porque dicen que creían que estaba con su compañero.

Tras la agresión, Pascaline recibió asistencia médica y consiguió presentar una denuncia a la policía. Sin embargo, la policía no llevó a cabo una investigación minuciosa, así que el responsable sigue libre. Desde que se produjeron los hechos, Pascaline le ha visto en varias ocasiones en el campo y tiene miedo de que él pueda matarla si se entera que ha denunciado el delito.

Pascaline no es la única mujer en esta terrible situación. Hay muchos otros casos de violencia sexual contra mujeres y niñas haitianas que no se denuncian. Las mujeres no confían en que la policía las vaya a proteger, carecen de información sobre la existencia de servicios de respuesta a la violencia sexual y, en este ambiente, los responsables quedan impunes.

Amnistía Internacional le preocupa la ausencia casi total de agentes de policía en los campos, que junto con la promiscuidad y la falta de iluminación y de instalaciones sanitarias adecuadas aumentan la vulnerabilidad de las mujeres y las niñas.

Pide al gobierno haitiano que proteja a las mujeres y a las niñas en situación de riesgo en los campos de Haití.