Actuamos por los derechos humanos
en todo el mundo

Buscar

Guinea Ecuatorial: Negación de tratamiento médico urgente

©

¡Gracias!

Esta acción ha finalizado. Hemos sido 18.675 firmantes

Petición antes del cierre

Brígida Asongsua Elo quedó en libertad, sin cargos, el 25 de abril. Desde el 17 de enero de 2008 permanecía en la Comisaría Central de Policía de Malabo, sometida a duras condiciones de reclusión.

Esta acción ha finalizado con una MUY BUENA NOTICIA.

Brígida Asongsua Elo quedó en libertad, sin cargos, el 25 de abril gracias en gran medida a la fuerte presión internacional, en la que también ha participado Amnistía Internacional con acciones urgentes, ciberacciones y trabajo político. Desde el 17 de enero de 2008 permanecía en la Comisaría Central de Policía de Malabo, sometida a duras condiciones de reclusión.

El día anterior a su liberación, Brígida Asongsua había sido agredida por un guardaespaldas del secretario de Estado para la Seguridad Nacional. Como otras veces, le ordenó que barriera el piso de la oficina del secretario de Estado y ella se negó a hacerlo. Entonces el hombre le tiró del pelo y la golpeó. El abogado de Brígida Asongsua presentó una queja ante el secretario de Estado, quien ordenó que se arrestara al guardaespaldas. Al día siguiente, el secretario de Estado se entrevistó con Brígida Asongsua en su oficina y ofreció sus disculpas por la conducta del guardaespaldas, manifestando que no había tenido conocimiento de ella antes de recibir la queja. Poco después de esta reunión, Brígida Asongsua quedó en libertad.

Brígida Asongsua Elo fue detenida pocas horas después de visitar en la cárcel a su marido, el preso de conciencia Guillermo Ela Nguema, que cumple una pena de 20 años de prisión tras ser condenado en un juicio injusto celebrado en mayo de 2002 por conspirar para derrocar el gobierno.

A Brígida Asongsua Elo se le estaba negando el tratamiento médico que necesitaba a causa de su hipertensión y que le provoca frecuentes mareos y desmayos, así como hemorragias por la nariz y la boca.

Brígida Asongsua ha dicho a Amnistía Internacional que estaba enterada de la labor desarrollada por la organización en su favor. Su mensaje a quienes hicieron campaña para conseguir su libertad fue: “Gracias, gracias, gracias. No sé qué más decir. No sé cómo pagarles por todo lo que han hecho por mí. Gracias, gracias”.

Gracias a las más de 18.000 personas que han participado en esta acción. ¡ENHORABUENA!