Saltar al contenido
Actuamos por los derechos humanos en todo el mundo
Buscar

Grecia: perder el oído por defender la libertad de expresión

Manolis Kypreos en una rueda de prensa
Manolis Kypreos © Orestis Panagiotou-Athens press agency
¡Gracias!

Esta acción ha finalizado. Hemos sido 4.470 firmantes

Petición antes del cierre

El 15 de junio de 2011, un policía arrojó una granada paralizante delante del periodista Manolis Kypreos, lo que le ocasionó una lesión auditiva permanente. ¡Actúa!

Esta acción ha finalizado (26 de noviembre de 2012). Las firmas serán entregadas por la sección griega de Amnistía Internacional, que mantendrá una reunión con las autoridades de este país para exigir que se adopten las medidas necesarias para poner a disposición judicial a los responsables de las lesiones sufridas por Manolis Kypreos, así como aseguren que recibe la correspondiente indemnización.

Gracias a las más de 4.000 personas que han participado en esta acción.

Petición antes del cierre:
En junio de 2011, el periodista Manolis Kypreos estaba cubriendo en Atenas las protestas contra las medidas de austeridad aprobadas por el gobierno griego. Fue testigo de cómo la policía rociaba a manifestantes pacíficos con productos químicos y les arrojaba granadas paralizantes, al tiempo que los golpeaba con porras. La policía le conminó a que dejara de hacer fotos. Manolis mostró su acreditación de periodista, pero el jefe de la unidad de policía antidisturbios lo insultó y se lo señaló a otro agente, que le arrojó una granada paralizante. La explosión, aproximadamente a 50 cm de Manolis, lo tiró al suelo. Unos manifestantes lo ayudaron a ponerse de nuevo en pie, pero entonces se dio cuenta de que no podía oír.

Poco después, mientras caminaba hacia el hospital, vio a un grupo de policías que rodeaban a un grupo de manifestantes pacíficos y como eran atacados con bastones policiales. Manolis intentó proteger a una adolescente cubriéndola con su cuerpo a modo de escudo, pero no lo consiguió. Durante unos minutos, fueron objeto de los golpes de la policía. Cuando por fin logró llegar al hospital, los doctores le informaron que sus dos oídos habían sufrido daños graves y que sufría una pérdida total de la audición.

El 9 de agosto, Manolis Kypreos se sometió a una intervención quirúrgica para instalarle unos implantes que proporcionan una sensación de sonido a personas sordas. Si tiene éxito, Manolis podría recuperar una pequeña parte de su audición en uno de sus oídos, ya que la segunda oreja está permanentemente dañada. Debido a su discapacidad y al trauma psicológico ocasionado, su carrera como periodista está prácticamente terminada.

Amnistía Internacional ha documentado varios casos de uso excesivo de la fuerza por parte de la policía y uso excesivo de productos químicos y gas lacrimógeno durante las recientes manifestaciones en Grecia. Esta actividad policial es uno de los motivos de preocupación de nuestra organización, además del clima de impunidad prevaleciente entre los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley.

Las autoridades griegas deben llevar a cabo sin demora investigaciones penales y disciplinarias sobre los malos tratos y las lesiones ocasionadas a Manolis Kypreos, poniendo a disposición judiciales a los responsables y facilitando a Manolis Kypreos una indemnización adecuada por las lesiones sufridas en su oído.