Logo de Amnistia Internacional
CABECERA

Sección Española

Formulario para buscar dentro de la web de Amnistía España
CONTENIDO

Filipinas: Español condenado a muerte

Fotografía de Paco Larrañaga
Paco Larrañaga © Particular

Hemos sido 262.305 firmantes

Esta acción ha concluido. Gracias a todos los que han participado en ella. Amnistía Internacional seguirá trabajando en el tema.

 

La Presidenta de Filipinas, Gloria Macapagal, anunció en Semana Santa de 2006 un “cambio de política” en relación a la pena de muerte. Según dice el gobierno Filipino ya no quedan condenados a muerte en Filipinas, todas las condenas han sido conmutadas por cadena perpetua. En la lucha contra la pena de muerte a nivel mundial, ésta es una gran noticia que implica un paso muy importante hacia la abolición. Filipinas fue el primer país de Asia en abolir la pena de muerte, aunque lamentablemente luego la reinstauró. Esperamos que pronto den los pasos necesarios para una abolición definitiva.

 

Entre los 1000 condenados que se van a beneficiar de esta medida se encuentra Paco Larrañaga, español cuya condena a muerte fue confirmada en julio 2005. En opinión de Amnistía Internacional, es una gran noticia que se le haya conmutado la pena de muerte, pero consideramos que debido a todas las irregularidades y falta de garantías que se dieron en el juicio, habrá que seguir trabajando y exigiendo la revisión del mismo.

 

Petición original:

 

El 21 de julio el Tribunal Supremo filipino ha confirmado la pena de muerte por inyección letal de Paco Larrañaga. Ahora su única esperanza es que la Presidenta de Filipinas le otorgue el perdón.

 

Paco Larrañaga, español de 26 años, lleva desde los 19 en la cárcel en Filipinas. Amnistía Internacional pide se le conmute la condena a muerte, un castigo que supone una violación al derecho a la vida y el derecho de toda persona a no ser sometida a penas crueles e inhumanas.

 

La Presidenta de Filipinas, Gloria Macapagal Arroyo, levantó en noviembre de 2003 la suspensión de las ejecuciones en los casos de condenados por secuestro y tráfico de drogas. Al finalizar el 2004 había un total de 1.110 presos pendientes de ejecución. Desde la restauración de la pena de muerte en 1993 se han llevado a cabo 7 ejecuciones. Además, al menos 21 jóvenes continúan condenados a muerte por delitos cometidos cuando tenían menos de 18 años, aún cuando la ley en Filipinas establece con claridad que los menores no pueden ser condenados ni ejecutados.

¿Cómo puedes ayudar?

¿Cómo puedes ayudar?

Otras formas de actuar

Otras formas de actuar

Pie de página