Saltar al contenido
Actuamos por los derechos humanos en todo el mundo
Buscar

Inunda de faxes al presidente de Colombia en nombre de la Comunidad de Paz de San José de Apartadó

Miembros de la Comunidad de Paz en la conmemoración de la masacre de febrero de 2005
Miembros de la Comunidad de Paz en la conmemoración de la masacre de febrero de 2005. Van hacia Apartadó con fotos de las personas muertas en la masacre. © Particular
¡Gracias!

Esta acción ha finalizado. Hemos sido 1.081 firmantes

Petición antes del cierre

La Comunidad de Paz de San José de Apartadó defiende su derecho a no verse arrastrada al conflicto armado de Colombia. Desde 1997, más de 170 miembros de la comunidad y otras personas de la localidad han sido víctimas de homicidio o desaparición.

Esta acción ha finalizado. Gracias a las más de 1.000 personas se han sumado a la marea de faxes dirigida al gobierno de Colombia para exigirle que proteja a la Comunidad de Paz de San José de Apartadó y respete su derecho a no verse involucrada en el conflicto. A nivel mundial Amnistía Internacional ha conseguido que más de 5.500 personas participen en esta propuesta. 

Si quieres seguir informado de lo que le sucede a la Comunidad de Paz de San José de Apartadó, pincha aquí.

Petición original:
Hartos de las devastadoras consecuencias del conflicto armado en sus vidas, los habitantes de una serie de pueblos y aldeas en el municipio de Apartadó (noroeste de Colombia) decidieron crear en 1997 la Comunidad de Paz de San José de Apartadó. De esta forma, reclamaban su derecho a no verse arrastrados al conflicto y se comprometían a no empuñar armas ni a proporcionar información o apoyo logístico a ninguno de los bandos. A cambio, pedían a las partes enfrentadas que no entren en su comunidad y que respeten su decisión de no participar en el conflicto.

Sin embargo, su decisión fue recibida con desconfianza y hostilidad por todas las partes y la comunidad ha pagado un alto precio por su postura de principios. Desde su formación, más de 170 personas de la Comunidad u otros civiles que viven en la zona han sido asesinadas o sometidas a desaparición forzada, y otras han sido amenazadas o agredidas sexualmente. Los que permanecen en la Comunidad de Paz corren peligro constante. El 4 de febrero Jesús Emilio Tuberquia, consejero legal de la Comunidad, sufrió un intento de homicidio del que consiguió salir ileso. 

La mayoría de los homicidios los han cometido paramilitares que siguen actuando con el apoyo y la aquiescencia de los miembros de las fuerzas armadas en la zona. Las fuerzas de guerrilla también han matado a miembros de la Comunidad de Paz. 

La inmensa mayoría de estos crímenes siguen impunes. 

El gobierno de Colombia tiene la obligación de proteger el derecho de la Comunidad de Paz de San José de Apartadó de quedarse fuera del conflicto. Exígeselo, inunda de mensajes el fax del presidente Juan Manuel Santos.