Actuamos por los derechos humanos
en todo el mundo

Buscar

Europa: Abrir la verdad

¡Gracias!

Esta acción ha finalizado. Hemos sido 2.868 firmantes

Petición antes del cierre

Muchos gobiernos europeos se siguen negando a emprender investigaciones sobre su complicidad en la guerra contra el terror ¡Actúa!

Esta acción ha finalizado (cerrada el 28 de agosto). Casi 3.000 personas han firmado esta acción pidiendo al Parlamento Europeo que defienda los valores de los derechos humanos y envíe una señal inequívoca a los gobiernos de la Unión Europea implicados para que lleven a cabo investigaciones independientes, imparciales, exhaustivas y efectivas sobre su participación en los programas estadounidenses de entregas y detención secreta.

El 6 de septiembre 2012 en un acto en Bruselas, Amnistía Internacional entregará todas las firmas recogidas al presidente del Parlamento Europeo, insistiendo en esta petición.

Petición antes del cierre:

"Me quedé 4 años más debido al gobierno alemán aún sin motivo, aún sin juicio, aún sin que  hubiera prueba alguna contra mí, aún sin que hubiera razón alguna para tenerme allí"
Murat Kurnaz, ciudadano alemán de origen turco. Estuvo recluido en Afganistán y Guantánamo sin cargos ni juicio durante casi cinco años.

En noviembre de 2001 Murat Kurnaz, ciudadano turco nacido y criado en Alemania, fue secuestrado en Pakistán y trasladado bajo custodia estadounidense a Afganistán y Guantánamo. Murat Kurnaz asegura que durante su detención fue sometido a múltiples actos de tortura con el fin de obligarle a firmar una declaración de culpabilidad de terrorismo y pertenencia a Al Quaeda. Tras más de cuatro años recluido sin cargos ni juicio, salió en libertad de Guantánamo en agosto de 2006.

Alemania había sido informada de su situación por las autoridades estadounidenses tras no encontrar pruebas contra él. Aún así, el país se desentendió completamente de su caso y no realizó acción alguna por su liberación o repatriación.

Tras los atentados del 11 de septiembre de 2001, agentes estadounidenses que actuaban en todo el mundo trasladaron en secreto a personas sospechosas de tener vínculos con el terrorismo. La mayoría estuvieron recluidas sin cargos ni juicio, a veces durante años, en lo que se denominó "programa de detención secreta y entregas". Fueron víctimas de desaparición forzada, detención secreta, tortura y otros malos tratos.

Muchos gobiernos europeos, entre ellos España, fueron cómplices en estas operaciones secretas y permitieron que Estados Unidos utilizase sus aeropuertos y su espacio aéreo.

El Parlamento Europeo está trabajando actualmente en un informe sobre la función que desempeñaron los gobiernos europeos en los programas estadounidenses de entregas y detención secreta.

¡Actúa! Pide al presidente del Parlamento Europeo que el nuevo informe exija a los gobiernos implicados que investiguen y rindan cuentas.