Saltar al contenido

La Ley de la Seguridad Ciudadana, ¡una amenaza para los derechos humanos!

¡Gracias!

Esta acción ha finalizado. Hemos sido 69.914 firmantes

Petición antes del cierre

El Congreso de los Diputados ha dado luz verde a una reforma legislativa que pone en riesgo la libertad de información y la protesta pacífica. De aprobarse en el Senado, las Fuerzas de Seguridad contarán con mayores poderes, mientras que los ciudadanos contarán con menos garantías para defender sus derechos. Ayúdanos a defender el derecho a la libertad de expresión y reunión pacífica.

Esta acción ha finalizado (27 de marzo de 2015)

¡Muchas gracias a las casi 70 000 personas que habéis firmado esta petición!
Lamentablemente, el Parlamento ha aprobado la Ley de Seguridad Ciudadana pese la oposición de todos los grupos parlamentarios y a la movilización social.
Pero no lograrán acallar nuestra protesta. Amnistía Internacional seguirá exigiendo a las autoridades que respeten y garanticen los derechos a la libertad de expresión, información y reunión pacífica, y vigilará la aplicación y el impacto de la ley en los derechos humanos.

Petición antes del cierre

"Dos personas me empujan contra la pared y me tiran al suelo. Me sacaron fuera y se identificaron como policías. Me dijeron que estaba detenido porque había intentado agredir al consejero de Sanidad. Si no fuera por las imágenes, tendría serios problemas. [...] La policía sabe que debido a sus acusaciones falsas uno puede pasar todo el día detenido y nadie será responsable por ello. Que te detengan ha sido una experiencia muy negativa. Estoy tranquilo porque existen grabaciones, a nadie le gusta estar detenido, el miedo que pasas, que tus jefes piensen que has agredido al consejero, que tus amigos piensen que has agredido a alguien. Tras todo esto vas con mucho miedo, vas con más cuidado, mis amigos y mi abogado me aconsejan que no vaya a los escraches y que en los deshaucios no esté en primera línea".

Las imágenes tomadas a las autoridades y a las fuerzas de seguridad fueron claves para que Jorge pudiera defenderse. Sin embargo, de aprobarse el Proyecto de Ley de Seguridad Ciudadana, la posibilidad de grabar a las fuerzas de seguridad podría estar en riesgo. Periodistas, activistas y la ciudadanía pueden ser sancionados y pagar un alto precio por grabar o difundir datos de autoridades y fuerzas de seguridad. Y con ello, no sólo peligra el derecho a la libertad de información, sino la posibilidad de mostrar abusos policiales.

Aunque alarmante, no es el único motivo de preocupación de este Proyecto de Ley. La reforma sanciona comportamientos que pueden limitar el ejercicio de la libertad de expresión y reunión pacífica. También aumenta el número de infracciones, y supone menos garantías de defensa para la ciudadanía frente a la administración.

El Congreso de los Diputados, con los votos del grupo popular y la oposición del resto de grupos ha dado luz verde a un proyecto que otorga amplios poderes de prevención y sanción a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad. Todo ello, sin incluir mecanismos independientes de control policial. El resultado es previsible: más abusos policiales, con la misma impunidad.

Pero no nos vamos a rendir. Porque ninguna ley va a lograr silenciar la protesta. 

ACTÚA: ¡Exige a los senadores y senadoras que protejan tu derecho a la protesta! ¡Muestra tu oposición a una reforma que castiga la disconformidad!