Actuamos por los derechos humanos
en todo el mundo

Buscar

España: La violencia de género, un problema de salud pública

¡Gracias!

Esta acción ha finalizado. Hemos sido 4.689 firmantes

Petición antes del cierre

Sólo el 5% de las mujeres maltratadas presenta denuncia, pero la inmensa mayoría acude a la consulta médica. A pesar de los compromisos en esta materia de la Ley Integral, faltan medios, recursos y coordinación para la detección precoz de la violencia de género y la atención a las víctimas en el ámbito sanitario.

Esta acción ha finalizado

Cerca de 5.000 personas han solicitado al Ministerio de Sanidad y Consumo que tome medidas urgentes para detectar a tiempo la violencia de género y garantizar la adecuada atención a las víctimas a través de los servicios de salud.

 

En diciembre de 2006 el Gobierno aprobó el Plan Nacional de Sensibilización y Prevención de la Violencia de Género para los próximos dos años. El Plan constituye un avance al reconocer la violencia de género como un atentado contra la salud física y psíquica de las mujeres y el papel clave del personal sanitario en la detección y la atención a las víctimas. Asimismo anuncia la elaboración de un Protocolo Común de Actuación Estatal que establecería unos estándares mínimos en todo el Estado.

 

Pero persisten importantes preocupaciones, como el hecho de que no se recoja la dotación presupuestaria prevista para implantar las medidas y que continúe sin aprobarse una Estrategia Sanitaria Estatal contra la Violencia de Género.

 

Por este motivo seguiremos trabajando por el establecimiento de una Estrategia que garantice, desde un enfoque de derechos humanos, el cumplimiento de los compromisos previstos en la Ley Integral.

 

Petición original:

 

De acuerdo con el Consejo de Europa, la violencia intrafamiliar es la principal causa de muerte y discapacidad de mujeres entre 16 y 44 años en la región. Provoca más muertes y daños a la salud que el cáncer o los accidentes de tráfico.

 

La gran mayoría de las mujeres que sufren violencia de género desarrollan depresiones y otros trastornos de personalidad graves y, en algunos casos, tienen entre 3 y 4 veces más de probabilidades de necesitar tratamiento psiquiátrico.

 

Sin embargo, en nuestro país, sectores clave como los Servicios de Urgencias de los hospitales, los servicios de Atención Primaria y los centros de Salud Mental continúan sin estar preparados para la detección de la violencia de género, ni para prestar una adecuada atención a las víctimas o atender las necesidades de la colaboración con la justicia.

 

A pesar de la puesta en marcha de la Ley Integral , la actual política sanitaria hace que una mujer pueda asistir durante años a su médico a causa de las agresiones física y psicológicas sin recibir suficiente ayuda ni orientación para poder salir de la violencia.

 

No existe vacuna contra la violencia de género, pero sí conocemos sus causas y sus síntomas. Cuanto antes se detecta, más posibilidades existen de evitar sus peores consecuencias.

 

Únete a Amnistía Internacional para demandar al Ministerio de Sanidad y Consumo un Programa Sanitario Estatal Integral contra la Violencia de Género.