Actuamos por los derechos humanos
en todo el mundo

Buscar

España: Los derechos humanos no saben de papeles

¡Gracias!

Esta acción ha finalizado. Hemos sido 5.120 firmantes

Todavía no hemos conseguido este objetivo pero Amnistía Internacional seguirá trabajando para la firma y ratificación de la Convención sobre la Protección de los Derechos de todos los Trabajadores Migratorios y de sus familiares de la ONU. Os mantendremos informados sobre próximas acciones al respecto. Gracias por vuestra participación.

Petición antes del cierre

Centenares de inmigrantes llegan a España huyendo de violaciones de derechos humanos o buscando unas condiciones de vida dignas. La legislación española no siempre protege los derechos de estas personas frente a la discriminación y los abusos.

Acción actualizada el 12 de diciembre de 2005.

Entre los meses de agosto y octubre de 2005 centenares de inmigrantes han visto peligrar sus vidas. Muchos huían de conflictos y de violaciones de derechos humanos, otros lo hacían buscando unas condiciones de vida digna o de reunirse con sus familias. Los graves acontecimientos en Ceuta y Melilla, se han saldado con al menos 11 personas fallecidas y otros muchas heridas.

Lo sucedido en la Frontera Sur de España muestra que las personas inmigrantes, más allá de los papeles que así lo acrediten, son seres humanos con derechos. Cuando éstos derechos son ignorados y las violaciones a los mismos permanecen impunes, se discrimina a seres humanos en razón de su procedencia o de su situación administrativa y suceden catástrofes humanitarias como las que hemos presenciado.

La legislación española no está protegiendo suficientemente los derechos de estas personas frente a la discriminación y los abusos que sufren en su viaje, en las fronteras o en la sociedad a la que migran. Sin embargo, sus derechos están garantizados por tratados internacionales que establecen que las personas migrantes no son sólo mano de obra, sino ante todo personas que tienen derechos sin que quepa discriminación alguna. La Convención Internacional sobre la Protección de todos los trabajadores migratorios y de sus familiares declara que ningún trabajador migratorio ni sus familiares serán sometidos a torturas ni a tratos o penas crueles, inhumanos o degradantes; que tampoco sufrirán esclavitud ni servidumbre ni serán objeto de medidas de expulsión colectiva.

Para que ni el derecho a no sufrir tortura ni expulsiones colectivas dependa de papeles ni situaciones administrativas, y para garantizar que los derechos de las personas migrantes sean respetados, pide al gobierno que firme y ratifique ya la Convención sobre la Protección de los Derechos de todos los Trabajadores Migratorios y de sus familiares de la ONU.