Actuamos por los derechos humanos
en todo el mundo

Buscar

8 de marzo. Escuelas Seguras para las Niñas

¡Gracias!

Esta acción ha finalizado. Hemos sido 35.951 firmantes

Petición antes del cierre

En todo el mundo las niñas sufren violencia en la escuela a manos de estudiantes, profesorado y otros adultos. Esto hace que muchas niñas no vayan a la escuela o abandonen los estudios.

Esta acción ha finalizado. 36.000 personas se han sumado al llamamiento mundial para poner fin a la violencia contra las niñas en las escuelas, promovido con motivo del 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer.

 

Estas firmas, junto con las que han sido recabadas por las secciones de Amnistía Internacional en todo el mundo, serán enviadas al Representante Especial del Secretario General de las Naciones Unidas sobre la Violencia contra la Infancia para que inste a todos los gobiernos a que garanticen que las niñas tienen derecho a la educación en un entorno seguro, respetuoso y no discriminatorio.


Gracias a quienes participaron en esta acción.

 

Petición original:

En todo el mundo las niñas sufren violencia en la escuela y su entorno a manos del profesorado, el personal del centro escolar u otros estudiantes. Son agredidas de camino a la escuela o en los patios escolares. Sufren amenazas de agresión sexual de otros estudiantes, son obligadas por los profesores a mantener relaciones sexuales, e incluso son violadas en la sala de profesores.

 

Según estudios y encuestas, en Malawi, el 50 por ciento de las niñas escolarizadas afirmaba haber sido tocadas por profesores o compañeros con intención sexual.

 

En Estados Unidos, el 83 por ciento de las estudiantes de 12 a 16 años sufría alguna forma de acoso sexual.

 

En Tanzania, entre 2003 y 2006 se expulsó de las escuelas a más de 14.000 alumnas de educación primaria y secundaria porque se habían quedado embarazadas.

 

El acoso sexual en la escuela está generalizado en la República Dominicana, Honduras, Guatemala, México, Nicaragua, Panamá y otros países de Latinoamérica.

 

La violencia hace que muchas niñas no lleguen a ir a la escuela, abandonen los estudios o no participen plenamente en la vida escolar. Los efectos son dolor, miedo, baja autoestima, enfermedades de transmisión sexual, embarazos no deseados y depresión.

 

Todas las niñas tienen derecho a la educación en un entorno seguro, respetuoso y no discriminatorio.

 

Con motivo del 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer, Amnistía Internacional lanza llamamiento mundial para poner fin a la violencia contra las niñas en las escuelas.