Saltar al contenido
Actuamos por los derechos humanos en todo el mundo
Buscar

Egipto: Presidente Al-Sisi, ¡anule las condenas a muerte de 8 jóvenes!

retratos de 6 de los 8 condenados a muerte
6 de los 8 condenados a muerte © Particular
¡Gracias!

Esta acción ha finalizado. Hemos sido 42.044 firmantes

Lamentablemente, las condenas a muerte de Ahmed Amin Ghazali Amin, Mohamed Fawzi Abd al-Gawad Mahmoud, Ahmed Mustafa Ahmed Mohamed, Reda Motamad Fahmy Abd al-Monem, Mahmoud al-Sharif Mahmoud y Abdul Basir Abdul Rauf continúan vigentes, pese a que su juicio no siguió las normas básicas internacionales para el enjuiciamiento de civiles, pese a que no se investigaron sus denuncias de torturas para arrancarles sus confesiones, pese a permanecer en régimen de aislamiento desde el 29 de mayo de 2016, cuando fueron condenados a muerte (aunque las Reglas Mínimas de la ONU para el Tratamiento de los Reclusos prohíben la reclusión prolongada e indefinida en régimen de aislamiento) y pese a la presión internacional, incluida de Amnistía Internacional, reclamando la anulación de su condena. También siguen vigentes las de Abdullah Noureddin y Ahmed Abdul Baset, condenados a muerte in absentia.

En la fecha de cierre de esta ciberacción estamos a la espera de que el Tribunal Supremo Militar acepte o rechace el recurso contra esa condena de los abogados presentado en diciembre de 2016. Si se rechazara dicho recurso, solo un indulto presidencial podría salvarles de la ejecución.

Por desgracia, en 2016 en Egipto al menos quince personas fueron condenadas a muerte por tribunales militares, y se continúan condenando a civiles a muerte en juicios injustos.

Queremos daros las gracias a todas las personas que os habéis esforzado para que se anularan estas condenas a muerte y tratar de detener sus ejecuciones.

Daremos seguimiento al caso y continuaremos presionando a las autoridades egipcias para que se anulen las sentencias a muerte, así como las demás condenas, y que estas personas sean sometidas a un nuevo juicio, justo, acorde con el derecho y las normas internacionales, sin recurrir a la pena de muerte, ante un tribunal civil ordinario, sin admitirse ninguna confesión o prueba obtenida bajo tortura y malos tratos mientras se encontraban en desaparición forzada, y reclamando que se abra una investigación independiente sobre las circunstancias en que fueron detenidos y las denuncias de tortura y malos tratos.

Petición antes del cierre

Su juicio fue injusto y han denunciado torturas para que confesaran.

Actualización (21 de marzo de 2017):

Uno de los condenados, Ahmed Ghazali, está en huelga de hambre desde principios de marzo para exigir el fin de su reclusión en régimen de aislamiento. Se encuentra en esta situación desde mayo de 2016, cuando fue condenado a muerte. Las Reglas Mínimas de la ONU para el Tratamiento de los Reclusos prohíben la reclusión prolongada e indefinida en régimen de aislamiento, que califican como una forma de restricción o sanción disciplinaria que constituye tortura y otros tratos o penas crueles, inhumanos o degradantes y no debe aplicarse en ninguna circunstancia. Ahmed Ghazali está muy mal de salud, pero no lo han trasladado aún al hospital penitenciario para que reciba la atención médica que necesita.

Necesitamos muchísimas firmas más para conseguir detener estas ejecuciones. ¡Firma y comparte en redes sociales!


El 29 de mayode 2016 Ahmed Ghazali, Mohammed Fawzi, Ahmed Mustafa, Reda Ma’tamad, Mahmoud al-Sharif, Abdul Basir Abdul Rauf, Abdullah Noureddin y Ahmed Abdul Baset fueron condenados a muerte.

¿Qué es lo que nos parece escandaloso de este caso?

  • Ellos afirman haber confesado bajo tortura, pero el tribunal militar que los ha condenado ignoró las denuncias de torturas, se negó a abrir una investigación y a solicitar un examen médico.
  • El juicio de civiles en tribunales militares viola el derecho a un juicio justo.
  • En su interrogatorio no estuvo presente un abogado.
  • Tras su detención arbitraria pasaron muchos días hasta que sus familias supieran que estaban detenidos.
  • Las autoridades negaron que estuvieran detenidos hasta que el Ministerio del Interior anunció por televisión el desmantelamiento de una “peligrosa célula terrorista” y emitió un vídeo con algunos de los chicos “confesando” su participación en actividades terroristas.
  • Dos de los condenados, Abdullah Noureddin y Ahmed Abdul Baset, ni siquiera estuvieron presentes en el juicio.

El gobierno egipcio utiliza de forma despiadada la desaparición forzada y la tortura para conseguir arrancar “confesiones” que después utilizan como pruebas en los juicios. Cientos de estudiantes, activistas políticos y manifestantes, algunos de tan sólo 14 años, han desaparecido a manos del Estado. Muchas de estas personas permanecen recluidas durante días o meses, sometidas a horrendos abusos, aisladas del mundo exterior y sin acceso a abogados ni a su familia, que vive con la angustia de saber si su ser querido estará vivo o muerto. 

El Tribunal Supremo Militar debe ahora aceptar o rechazar el recurso de los abogados, si lo rechaza solo un indulto presidencial podría salvar a estos chicos de la ejecución. ¡Necesitamos tu apoyo! Tenemos razones para estar preocupados. El 17 de mayo de 2015, seis chicos fueron ejecutados en Egipto tras un juicio militar injusto, en el que denunciaron torturas. No queremos que vuelva a repetirse.