Actuamos por los derechos humanos
en todo el mundo

Buscar

Condenas masivas a muerte en Egipto

¡Gracias!

Esta acción ha finalizado. Hemos sido 20.624 firmantes

Petición antes del cierre

El juez ha confirmado la condena a muerte para 37 de los acusados, mientras impuso cadena perpetua a 491 de ellos. El mismo juez además condenó a pena de muerte a otras 683 personas por cargos relacionados con la violencia política en Egipto.

Esta acción ha finalizado (21 de mayo 2014)

Amnistía Internacional seguirá trabajando por la anulación de todas las condenas (tanto a muerte como a cadena perpetua) resultantes de los dos macro juicios en los que fueron procesadas 1.211 personas. Los juicios, manifiestamente injustos, deben celebrarse de nuevo siguiendo las normas internacionales sobre juicios justos y sin recurrir a la pena capital.

Gracias a las más de 20.000 personas que han firmado esta ciberacción.

 

Petición antes del cierre

El 24 de marzo, un tribunal de Minya, ciudad del Alto Egipto, condenó a 528 personas por cargos como "asesinato de un agente de policía", "tentativa de homicidio de dos agentes de policía" o "administración de un grupo prohibido y pertenencia a él", entre otros.

Aunque 118 de los acusados se hallaban detenidos, sólo 64 estaban presentes en la sala cuando se inició el juicio el 22 de marzo, con una vista que duró menos de 30 minutos.

En Amnistía Internacional consideramos que se trata de un juicio manifiestamente injusto porque:

  • el fiscal no leyó los cargos, en contra de lo que dispone la legislación egipcia;
  • el juez no permitió a la defensa interrogar a ningún testigo ni examinó las pruebas contra los 528 condenados;
  • el juez denegó a la defensa más tiempo para examinar las 3.070 páginas de sumario dado que iba a dictar sentencia el 24 de marzo, en tan solo dos días. 

Algunos de los integrantes del equipo de la defensa acabaron discutiendo con el juez, enfadados por el modo en que estaba llevando el caso. Cuando pidieron que se ocupara de él otro magistrado, el juez ordenó a unos guardias armados que los rodearan.

El juicio continuó el 24 de marzo sin la presencia de ninguno de los acusados, a quienes las fuerzas de seguridad no llevaron a la sala, ni de los abogados defensores, a quienes se prohibió asistir. El 28 de abril el juez confirmó la condena a muerte para 37 de los acusados, y conmutó la pena a la de cadena perpetua para 491 de ellos. Ahora, sólo el tribunal de casación puede revocar las condenas.

El mismo juez además condenó a pena de muerte a otras 683 personas por cargos relacionados con la violencia política en Egipto. La decisión ha sido remitida a la máxima autoridad religiosa del país, el gran muftí, quien tiene que ser consultado sobre todas las condenas de muerte que impongan los tribunales penales, aunque su opinión no es jurídicamente vinculante para ellos.