Actuamos por los derechos humanos
en todo el mundo

Buscar

Desapariciones en Siria, otra forma de represión

¡Gracias!

Esta acción ha finalizado. Hemos sido 6.302 firmantes

Petición antes del cierre

Durante décadas, el régimen de los Al Assad ha utilizado la desaparición como arma para acallar a la oposición.¡Actúa!

Esta acción ha finalizado (3 de enero de 2013). Gracias a las más de 6.000 personas que han participado. Todas las firmas recogidas serán enviadas a las autoridades sirias para que revelen el paradero de todas las personas desaparecidas en Siria. Amnistía Internacional sigue trabajando para que los derechos humanos sean respetados en Siria. Por ello, mantenemos una ciberacción abierta en la que pedimos, tanto al Gobierno como a la Coalición Nacional Siria, protección para la sociedad civil.

Petición antes del cierre:
El 30 de agosto es el Día Internacional de las Víctimas de Desaparición Forzada. Durante décadas, la desaparición ha sido una de las armas utilizada por el régimen de Al Assad para silenciar a la oposición. Desde el comienzo de las protestas, en febrero de 2011, miles de opositores al gobierno han desaparecido tras ser detenidos, dejando a su familia en la angustia y la desesperación de no conocer la suerte de sus seres queridos.

Algunas de estas personas han sido liberadas tras pasar meses detenidas en secreto, incomunicadas, sufriendo torturas y otros malos tratos, mientras otras, como el caso de Anas al-Shogre y al menos otros 21 sirios, permanecen desaparecidos. Anas al-Shogre, estudiante de 24 años, fue detenido durante la noche del 14 de mayo de 2011. Le dijeron a su familia que estaba en la sucursal de Seguridad Militar de la ciudad de Tartous, al sur de Banias, y que posteriormente fue trasladado al Departamento de Seguridad del Estado, en Damasco. Su familia acudió a la sucursal de Tartous, donde personal de seguridad y militares confirmaron que se encontraba recluido, pero se negaron a dar más detalles de su situación y posible traslado. Algunos de los liberados del Departamento de Seguridad Militar de Damasco afirman que en ocasiones le escucharon gritar: “Yo no quiero vivir, quiero morir”, aumentando los temores de que estaba siendo torturado.

El caso de Anas al-Shogre es un ejemplo de la situación de miles de detenidos. Sus familias viven en una continua ansiedad al no saber si están vivos o muertos. La única manera que tienen de obtener información es a través de otros detenidos que, una vez liberados, dicen haberlos visto en los centros de detención.

Una persona está oficialmente desaparecida cuando es arrestada, detenida o secuestrada por el Estado o agentes que actúan en el estado, quienes niegan que la persona se encuentre detenida u ocultan su paradero, situándolos fuera de la protección de la ley. Las desapariciones forzadas son delitos de derecho internacional.

Tú puedes ayudar a aliviar el sufrimiento de estas personas, pídele a las autoridades sirias que informen públicamente del paradero de todas las personas desaparecidas en Siria.