Actuamos por los derechos humanos
en todo el mundo

Buscar

Cuba: los activistas pro democracia siguen sufriendo detenciones

¡Gracias!

Esta acción ha finalizado. Hemos sido 9.609 firmantes

Petición antes del cierre

Las recientes liberaciones de presos de conciencia en Cuba no han abierto el camino al respeto de los derechos humanos en Cuba. Activistas pro democracia están siendo arrestados al parecer por motivos políticos. ¡Actúa por la liberación de Néstor y Rolando Rodríguez Lobaina, Enyor Díaz Allen, Roberto González Pelegrín y Francisco Manzanet!

¡BUENAS NOTICIAS: Néstor y Rolando Rodríguez Lobaina, Enyor Díaz Allen, Roberto González Pelegrín y Francisco Manzanet han sido liberados! Tras ser detenidos el 12 de agosto, estos cinco miembros de la organización no oficial Movimiento Jóvenes por la Democracia fueron liberados el 4 de septiembre a las 11 de la noche. Uno de los guardias de la prisión provincial de Guantánamo, donde estaban detenidos, les advirtió de que la policía continuará investigando su caso, lo que constituye sin duda un intento de intimidarlos y disuadirles de que ejerzan pacíficamente su derecho a la libertad de expresión, de reunión y de asociación.

Esta acción está cerrada. Muchas gracias a las más de 9.600 personas que firmando esta ciberacción constribuyeron a la liberación de estos cinco activistas cubanos. Amnistía Internacional seguirá trabajando por que se respeten los derechos humanos en Cuba.

 

Petición orginal:
Lamentablemente las recientes liberaciones de algunos presos de conciencia que permanecían encarcelados desde la primavera del 2003 no han marcado tendencia. La libertad de expresión, de reunión y de asociación sigue sujeta a graves restricciones en Cuba.

El 12 de agosto, agentes de seguridad del Estado irrumpieron en la vivienda de Néstor Rodríguez Lobaina y detuvieron a cinco miembros de la organización no oficial Movimiento Jóvenes por la Democracia que estaban manifestándose allí: el propio Néstor y su hermano Rolando Rodríguez Lobaina, Enyor Díaz Allen, Roberto González Pelegrín y Francisco Manzanet. Aún están detenidos y no han podido hablar con un abogado. Les han dicho que los van a acusar de “desorden público”, pero todavía no está claro que hayan presentado cargos contra ellos. Una vez acusados, podrían ser juzgados en cuestión de horas. Aparentemente, su detención obedece a la manifestación que celebraron el 11de agosto en casa de Néstor en protesta por el arresto ese mismo día de otros dos miembros del Movimiento Jóvenes por la Democracia, que fueron finalmente liberados.

Los cinco han sido trasladados al destacamento de sancionados de la prisión Provincial de Guantánamo.

Según familiares de Néstor Rodríguez, a las 7 de la mañana del 13 de agosto, agentes de seguridad del Estado volvieron a la casa y la registraron a pesar de que no disponían de orden judicial para hacerlo. Confiscaron libros, ordenadores portátiles y teléfonos móviles, entre otras cosas. El registro duró 12 horas.

Miembros de esta organización no oficial ya habían sido detenidos anteriormente. Las detenciones suelen durar unas horas; después se libera al detenido con la advertencia de que no participe en ninguna actividad disidente si no quiere que presenten cargos en su contra. Las autoridades cubanas suelen utilizar la detención durante un breve periodo como método de intimidación contra la ciudadanía, para disuadirla de ejercer pacíficamente su derecho a la libertad de expresión, de reunión y de asociación.

Exige la la liberación de estos cinco hombres.