Actuamos por los derechos humanos
en todo el mundo

Buscar

Corte Penal Internacional: Píde a Naciones Unidas que apueste por la detención de los fugitivos

¡Gracias!

Esta acción ha finalizado. Hemos sido 38.872 firmantes

Petición antes del cierre

Tras la declaración de culpabilidad de Lubanga aún quedan otros fugitivos de la Corte Penal Internacional, acusados de graves crímenes contra los derechos humanos. ¡Pide a Naciones Unidas que apueste por su detención!

Esta acción ha finalizado. (1 de agosto de 2012)

En marzo de 2012, la Corte Penal Internacional dictó su primera sentencia y declaró a Thomas Lubanga, líder de un grupo armado congoleño, culpable de cargos relacionados con el uso de niñas y niños soldados. También varios jefes o ex jefes de Estado, como el sudanés Al Bashir o el ex-presidente de Costa de Marfil, Laurent Gbagbo aparecen citados en órdenes de detención.

Amnistía Internacional seguirá trabajando para llevar ante la justicia a los presuntos autores de crímenes de guerra, crímenes contra la humanidad y genocidio en la República Democrática del Congo, Uganda, Sudán y Libia, entre otros.

Petición antes del cierre

La reciente campaña sobre Joseph Kony, el líder ugandés del Ejercito de Resistencia del Señor acusado por la Corte Penal Internacional (CPI) subraya la existencia de 11 órdenes de arresto sobre presuntos autores de crímenes de guerra, crímenes contra la humanidad y genocidio relacionados con hechos sucedidos en la República Democrática del Congo, Uganda, Sudán y Libia.

Joseph Kony en Uganda, Bosco Ntaganda en República Democrática del Congo, el Presidente Omar al-Bashir en Sudán y otros fugitivos no son detenidos por los Estados implicados. La actual falta de justicia implica que estos fugitivos tienen libertad para cometer más crímenes y poner a civiles en grave riesgo.

Naciones Unidas tiene un papel fundamental en lograr la detención de estos fugitivos de la Corte Penal Internacional y en la protección de la población civil.

Escribe al Secretario General de Naciones Unidas, Ban Ki-Moon pidiéndole que dedique los recursos necesarios para que se garantice la protección de las personas amenazadas y se pueda arrestar a estos fugitivos.