Actuamos por los derechos humanos
en todo el mundo

Buscar

Por una cultura del consentimiento ¡Hablemos del Sí!

Durante muchos años, hemos vivido en una sociedad que aceptaba el maltrato como algo cotidiano, que veía la violencia sexual como algo habitual, que permitía que los abusos y las agresiones a las mujeres quedaran impunes. Es hora de hacer que todo esto sea parte del pasado.

Gracias a la determinación de las supervivientes que llevan años haciendo campaña, estamos viendo avances, pero aún nos falta mucho.

Es el momento de hablar del consentimiento en las relaciones sexuales. Y que lo hagamos implicando a todos y a todas: seres queridos, familias, parejas, hijos, hijas, amigos…     

Porque sólo sí significa sí.
El silencio no significa sí.
La no resistencia no significa sí.
Un vestido bonito no significa sí.
La ausencia de un “no” no significa sí.
La ropa íntima sexi no significa sí.
Alejarme de tí no significa sí.
“No estoy segura” no significa sí.

Queremos una sociedad en la que todas las mujeres se sientan protegidas y apoyadas ante la violencia sexual y ahora tenemos el poder de cambiarlo: suma tu firma al manifiesto #NoConsiento.

¡Firma!
Firma el manifiesto
Ayúdanos a llegar a 110.000
105.282 firmas
Manifiesto #NoConsiento (leer) .

MANIFIESTO

Durante muchos años, hemos vivido en una sociedad que consentía; que aceptaba el maltrato como algo cotidiano; que veía la violencia sexual como algo habitual; que permitía que los abusos y las agresiones a las mujeres quedaran impunes.

Todo esto debería ser parte del pasado, pero aún hoy, en pleno siglo XXI, tenemos que vivir con ello.

Y NO LO CONSIENTO:

• No consiento que miles de mujeres y niñas sufran violencia sexual, y mucho menos, que, además, tengan que enfrentarse a un camino lleno de obstáculos, de piedras.

• No consiento que si mi hija sufre el horror de ser violada, encima sea interrogada durante horas en la policía y tenga que escuchar frases como: “¿Qué ropa llevabas?”.

• No consiento que si mi pareja, mi hermana o mi amiga sufre una agresión sexual, le digan: “no importa, márchate, eso no es nada” o “aquí no te podemos atender” cuando acuda en busca de asistencia médica.

• No consiento tener que aguantar que jueces y fiscales traten a las agredidas como agresoras.

• No consiento que haya mujeres que teman denunciar a su agresor por el terror a sentirse señaladas de antemano.

• No consiento que no se crea a las mujeres violadas, que su palabra sea cuestionada, que sean ellas las juzgadas y no los violadores.

• No consiento ni una sola agresión más, ni una sola humillación más, ni una sola piedra más en el camino de las mujeres que sufren violencia sexual.

• No consiento que se crea que la violencia sexual es solo una cosa de mujeres porque nos afecta a todos y a todas: seres queridos, familias, parejas, hijos, hijas, amigos…

• Quiero una sociedad y unas instituciones que tengan claro que ante la violencia sexual hay DERECHOS:

El derecho a acudir a la policía y a ser informada y atendida sin prejuicios.
El derecho a ir a cualquier hospital y recibir la atención adecuada.
El derecho a una justicia libre de estereotipos y revictimizaciones.

Somos miles las mujeres y hombres que exigimos que se respeten estos derechos, no solo cuando aparecen manadas, sino todos los días.

Queda mucho por hacer y por eso vamos a seguir luchando.
¡Únete! ¡Dilo bien alto!

Si ya has firmado alguna acción antes, rellena sólo tu email:
Completa el siguiente formulario:
Al participar en esta acción aceptas la política de privacidad