Actuamos por los derechos humanos
en todo el mundo

Buscar

República Democrática del Congo: El Coronel Paul Ndokayi torturado “casi hasta la muerte”

¡Gracias!

Esta acción ha finalizado. Hemos sido 11.911 firmantes

Petición antes del cierre

El Coronel Paul Ndokayi, de 64 años, fue detenido a finales de noviembre 2006 y ha sufrido torturas y malos tratos con cuerdas, cadenas y cuchillos. Acusado de "terrorismo", sigue sin ser juzgado y no recibe la atención médica que necesita. ¡Actúa!

Buena noticia. El coronel Paul Ndokayi fue liberado el miércoles 4 de mayo de 2011 cuando la corte militar que lo juzgaba lo declaró inocente por falta de pruebas. 

Según su abogado, el apoyo de Amnistía Internacional ha sido fundamental para la resolución de este caso. Al parecer el Presidente de la Corte Militar le comentó que miembros de Amnistía Internacional lo habían bombardeado con cartas pidiendo que comenzara el juicio. La hija del coronel Ndokayi también nos ha dicho que el apoyo de Amnistía Internacional ha sido esencial para ellos, para soportar la situación en los momentos tan duros que han sufrido.

El Coronel Paul Ndokayi, que había servido en las fuerzas gubernamentales durante el conflicto de la República Democrática del Congo y era jefe de un programa para desmovilizar antiguas milicias, fue detenido en noviembre de 2006 acusado de “terrorismo” y torturado durante su estancia en la jefatura de policía. Cuando Amnistía Internacional empezó a trabajar en su caso, languidecía en prisión sin que lo llevaran a comparecer ante una autoridad judicial y sin recibir atención médica por las lesiones sufridas tras las sesiones de tortura y los malos tratos recibidos. Desde Amnistía Internacional pedíamos que se le juzgara sin demora y que sus torturadores pasaran a disposición judicial.

Muchísimas gracias y felicidades a todas las personas que con su firma contribuyeron a la liberación del coronel Ndokayi.

Petición original:
Tras la Segunda Guerra Mundial todos los gobiernos del mundo asumieron el consenso de que la tortura y los malos tratos son prácticas repugnantes e inmorales, y así lo plasmaron en la legislación internacional. La tortura no es admisible y nunca está justificada ni siquiera en guerras o situaciones de emergencia.

Sin embargo, lamentablemente en muchos países se sigue usando. Uno de ellos es la República Democrática del Congo y el Coronel Paul Ndokayi, un militar de carrera, es una de las víctimas de esta detestable práctica.

El Coronel Paul Ndokayi había servido en las fuerzas gubernamentales durante el conflicto de la República Democrática del Congo y era jefe de un programa para desmovilizar antiguas milicias.

En noviembre de 2006 fue detenido y estuvo en la jefatura de policía donde fue torturado y sometido a malos tratos. El 29 de noviembre fue el peor día cuando, según cuenta su abogado, lo torturaron “casi hasta la muerte”: lo ataron, lo encadenaron por los tobillos y lo obligaron a permanecer tumbado en el suelo. Después lo golpearon con correas, porras y palos, le dieron patadas en la cabeza y le apuñalaron en un pie de manera que perdió la consciencia, sólo para ser reanimado por sus torturadores, que le rompieron una mano por varios sitios con un trozo de madera. Esta sesión de tortura duró cinco horas.

Actualmente se encuentra en una prisión en Kinshasa, donde se le niega el tratamiento médico para las lesiones sufridas durante la tortura. Ha sido acusado de “terrorismo”.

Tres año y medio después, el coronel Paul Ndokayi sigue sin comparecer ante una autoridad judicial, por lo que le es imposible impugnar la legalidad de su detención y reclusión ni poner a sus torturadores a disposición judicial.

Pide que el coronel Paul Ndokayi reciba atención médica, que sea juzgado sin demora y que los responsables de torturarlo comparezcan ante la justicia.