Actuamos por los derechos humanos
en todo el mundo

Buscar

Hay que poner fin al comercio de material utilizado para la tortura y para aplicar la pena capital

¡Gracias!

Esta acción ha finalizado. Hemos sido 18.486 firmantes

Petición antes del cierre

¡Súmate a nuestra petición y exige que la Comisión actúe ya para reforzar su prohibición del comercio de instrumentos de tortura!

¡Buenas noticias! La UE avanza en la regulación del comercio del material para aplicar pena de muerte o infligir tortura. Gracias a la acción de miles de personas que apoyaron esta acción con su firma, hemos logrado un excelente resultado.

El pasado 21 de diciembre la Comisión Europea ha aprobado  unas significativas enmiendas al Reglamento CE 1236/2005, sobre el comercio de material utilizado para torturar y para aplicar la pena capital. Además de incluir una cláusula abierta relativa al comercio de “todos los agentes anestésicos” cuyo uso pueda ser desviado para la aplicación de la pena capital, se ha introducido una prohibición de la exportación de las porras con púas y de los dispositivos para descargas eléctricas destinados a ser fijados al cuerpo. Se trata de un avance importante hacia nuestras peticiones aunque sigue sin adoptarse una “cláusula global” sobre el uso final de este tipo de materiales, como hemos solicitado.

La Comisión, sin embargo, ha decidido constituir un equipo de expertos encargados de supervisar la puesta en práctica del Reglamento en los Estados miembros y de evaluar la posible adopción de la “cláusula global”. Confiamos en que pronto también esta petición sea satisfecha y que la Comisión Europea, después de años de inactividad, siga preocupándose y actuando sobre el comercio de material utilizado para torturar y para aplicar la pena capital. Desde AI seguiremos trabajando esta materia.

¡Gracias por tu ayuda!

Petición original:
En fecha tan reciente como octubre de 2010, el medicamento denominado tiopental sódico fue exportado de Reino Unido a Estados Unidos, donde el estado de Arizona lo utilizó en la ejecución de Jeffrey Landrigan.

Lo que no debería haber sucedido.

Europa es líder a nivel mundial en la lucha contra las transferencias de material que se podría utilizar en la aplicación de la pena capital, y para infligir tortura y tratos o penas crueles, inhumanos y degradantes. Sin embargo, una laguna en las leyes actuales conlleva que este material siga cayendo en manos equivocadas.

La Comisión Europea tiene la capacidad de cambiar de inmediato esta situación mediante la mejora y la aplicación de las normas de la Unión Europea que controlan tales transferencias, pero hasta el momento no ha hecho nada.

¡Súmate a nuestra petición y exige que la Comisión actúe ya para reforzar su prohibición del comercio de instrumentos de tortura!