Actuamos por los derechos humanos
en todo el mundo

Buscar

Colombia: Sindicalistas en riesgo

¡Gracias!

Esta acción ha finalizado. Hemos sido 3.919 firmantes

Petición antes del cierre

La farsa del proceso de desmovilización paramilitar, las amenazas, los homicidios, y el clima de impunidad hacen de Colombia uno de los lugares más peligrosos del mundo para los sindicalistas.

Damos por finalizada esta acción.  Muchas gracias a las casi 4.000 personas que firmaron la petición al gobierno colombiano para garantizar la seguridad de los sindicalistas. Los sindicalistas, junto con defensores y defensoras de los derechos humanos, dirigentes comunitarios, entre otros activistas, se encuentran a la vanguardia de los esfuerzos encaminados a garantizar el respeto de los derechos políticos, sociales y culturales en Colombia.

En la primera mitad de 2008, se ha registrado un notable aumento del número de homicidios y desapariciones forzadas de sindicalistas. En los
ocho primeros meses de 2008, al menos 40 sindicalistas han sido víctimas de homicidios o desapariciones forzadas, más que en todo 2007.

Desde Amnistía Internacional seguiremos presionando a todas las partes del conflicto colombiano a que protejan tanto con sus palabras (dando relieve a su labor) como con medidas para garantizar su seguridad de manera que los sindicalistas puedan hacer su trabajo con normalidad.


Petición original:

Una farsa de proceso de desmovilización paramilitar, sumada a miles de casos de amenazas y homicidio y a una falta crónica de investigaciones y procesamientos, convierte a Colombia en uno de los lugares más peligrosos del mundo para los sindicalistas.

La organización colombiana Escuela Nacional Sindical documentó 2.245 homicidios, 3.400 amenazas y 138 desapariciones forzadas de sindicalistas entre enero de 1991 y diciembre de 2006. Se cree que, a pesar de su supuesta desmovilización, los paramilitares respaldados por el ejército, así como las fuerzas de seguridad, están detrás de la mayoría de las agresiones. La guerrilla también ha sido responsable de homicidios de sindicalistas.

Al no proteger debidamente a los sindicalistas, las autoridades colombianas están transmitiendo el mensaje de que pueden seguir cometiéndose abusos contra ellos, mientras que las empresas con actividades en Colombia corren el riesgo de que, por su conducta, se las podría considerar responsables de abusos contra los derechos humanos.

La situación de los derechos humanos de los sindicalistas no mejorará a menos que las autoridades colombianas emprendan acciones decisivas para garantizar su seguridad y el fin de la impunidad que protege a los responsables de los abusos contra sus derechos humanos.

Para ello, necesitamos tu apoyo. Exige al Gobierno de Uribe que garantice la seguridad de los sindicalistas y todos sus derechos relacionados con el ejercicio de la libertad sindical.