Actuamos por los derechos humanos
en todo el mundo

Buscar

Microsoft debe hacer frente a las denuncias de trabajo infantil en la extracción del cobalto de sus baterías

¡Gracias!

Esta acción ha finalizado. Hemos sido 8.426 firmantes

Gracias a todas las personas que han firmado.

Petición antes del cierre

Hoy, nuestras vidas dependen cada vez más de baterías recargables. Estas baterías alimentan nuestros teléfonos móviles, tabletas, ordenadores portátiles, cámaras y otros dispositivos electrónicos portátiles. Con la próxima revolución del vehículo eléctrico, nuestra dependencia de las baterías recargables crecerá más todavía.

Pero, ¿sabes de dónde provienen las materias primas que entran en ellas y cómo se extrajeron?

La mitad del cobalto del mundo proviene de la República Democrática del Congo. El cobalto es extraído por niños de apenas siete años y adultos que trabajan en condiciones peligrosas en el sector de la minería artesanal de este país, arriesgando sus vidas. Este cobalto llega a la cadena de suministro de muchas de las marcas y compañías de vehículos más importantes del mundo y de electrónica.

Otros niños pasan horas cribando, lavando y transportando pesados sacos de mineral de cobalto, que termina en nuestros teléfonos inteligentes, ordenadores portátiles y otros dispositivos electrónicos portátiles.

Casi dos años después de la primera investigación de Amnistía Internacional, algunas de las empresas más ricas y poderosas del mundo siguen poniendo excusas para no investigar sus cadenas de suministro y garantizar que el cobalto explotado por los niños trabajadores y los adultos que trabajan en condiciones peligrosas, no han sido utilizados en sus productos. Si las empresas ignoran de dónde procede su cobalto, tú, como cliente, tampoco lo podrás saber.

Es hora de que Microsoft se responsabilice por la extracción de las materias primas que hacen sus productos lucrativos y tú, como consumidor, lo puedes exigir.