Actuamos por los derechos humanos
en todo el mundo

Buscar

China aplica la ley del silencio

¡Gracias!

Esta acción ha finalizado. Hemos sido 3.990 firmantes

Petición antes del cierre

En los últimos meses China está viviendo una escalada de detenciones de activistas que parece responder a un nuevo intento por parte de las autoridades chinas de reprimir la voz de la población que exige derechos y libertades.

Buenas noticias: AI Weiwei fue puesto en libertad bajo fianza el 22 de junio. Aunque parece que no está bajo arresto domiciliario, la policía le vigila y tiene que acudir inmediatamente a una comisaría si es requerido. El portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores chino ha dicho que las restricciones que sufre AI Weiwei seguirán vigentes durante un año mientras permanece "bajo investigación". Las autoridades chinas no lo arrestaron formalmente ni le acusaron de ningun delito; sólo anunciaron que el había "confesado" presuntos delitos fiscales. Sus tres socios y su conductor también han sido liberados.

Quedan, sin embargo, en prisión numerosas personas detenidas, como es el caso de Liang Haiyi. Ai Weiwei y sus socios figuran entre los al menos 130 activistas, abogados, blogueros y "ciberciudadanos" poco conocidos que han sido sometidos a detención, desaparición forzada, acoso o prisión desde febrero. Desde Amnistía Internacional seguiremos trabajando por la libertad de todas ellas y por la libertad de expresión en China

Gracias a las casi 4000 personas que firmaron por la libertad de Ai Weiwei. Esta ciberacción está ahora cerrada.


Petición original:
El 3 de abril de 2010, Ai Weiwei, artista chino de fama internacional y destacado crítico con la política del gobierno chino, fue detenido junto a otras personas en el aeropuerto de Pekín. Desde entonces, Ai Weiwei se encuentra detenido en algún lugar desconocido de China, sin acceso a representación legal. Aunque recientemente su mujer ha podido verle y ha manifestado que se encuentra bien de salud, se teme que pueda ser víctima de torturas y otros malos tratos. Las autoridades chinas justifican su detención diciendo que Ai Weiwei ha sido detenido en base a presuntos delitos fiscales.

Ai Weiwei no es el único disidente al que se está intentando silenciar en China. Desde finales de febrero de 2010, cuando los internautas chinos intentaban emular la "Revolución de los Jazmines" con un llamamiento a "pasear" por ciertos lugares públicos, se ha producido una oleada de detenciones que no se recuerda desde los sucesos de Tiananmen o Urumqui. Más de 100 internautas han sido detenidos; algunos han sido liberados; otros aún permanecen en paradero desconocido; sus críticas al gobierno les han puesto entre rejas para que se callen

La joven Liang Haiyi compartió vídeos e información sobre la "Revolución de los Jazmines" en internet. El 19 de febrero la policía la detuvo, acusándola de subversión al poder del estado.

Ran Yunfei, activista, bloguero y escritor, fue detenido el mismo día en Chengdu. Al día siguiente, la policía lo llevó a su casa para registrarla y confiscar su ordenador. El 25 de marzo se oficializó su detención. Al igual que Yiang, se le acusa de incitar a la subversión del estado.

Estas detenciones son sólo algunos de los ejemplos de la política de las autoridades chinas hacia aquellas personas que tratan de expresarse libremente. Diles a las autoridades chinas que no pueden seguir acallando a los disidentes ni a aquellas personas que reclaman derechos y libertades fundamentales. La represión silenciosa debe acabar.