Saltar al contenido
Actuamos por los derechos humanos en todo el mundo
Buscar

Libera a Guligeina y a miles de personas de los campos de reeducación en China

Retrato de Guligeina Tashimaimaiti
© Privado

Se estima que hasta un millón de personas podrían estar detenidas en los campos de reeducación de China. Guligeina podría ser una de ellas. ¡Sácalas de allí!

Guligeina Tashimaimaiti tiene 31 años y está haciendo un doctorado en la Universidad de Tecnología de Malasia.

Ella y su familia pertenecen a la etnia uigur, grupo predominantemente musulmán, con su propia lengua y costumbres y un problema para el gobierno de China que los considera terroristas en potencia.

La madre y el padre de Guleigeina viven en Sin-kiang, región noroccidental de China. Llevaba meses sin saber de ellos, así que en diciembre de 2017 decidió volar hasta allá. Guligeina quiso ser precavida y tenía un "santo y seña" con su amiga íntima Sammy: quedaron en que todas las semanas cambiaría su foto de perfil de WeChat (el "Facebook" chino) como prueba de que estaba bien. Cuando llegó de Malasia, la cambió. Hasta aquí, todo bien. Después pasaron dos semanas sin que la cambiara y un buen día apareció en su perfil una imagen sombría, oscura, en blanco y negro que parecía la celda de una cárcel. Desde entonces no se ha vuelto a saber de Guligeina y no ha seguido con su doctorado.

¿Qué le ha pasado a Guligeina? ¿Qué está pasando con personas de la etnia uigur y otras etnias minoritarias? China ha creado en secreto unos "campos de reeducación" para adoctrinarlas en el comunismo, utilizando métodos que van desde las amenazas a tortura pura y dura. Se estima que hasta un millón de personas podrían estar detenidas por ayunar, llevar un pañuelo en la cabeza, tener una barba larga, viajar, vivir o tener contactos en el extranjero, especialmente en países musulmanes, entre otras muchas razones peregrinas. ¡Guligeina podría ser una de estas personas!

SACA a la luz esta situación.
¡LIBEREMOS a Guligeina y a todas las personas que puedan estar detenidas ilegalmente en esos campos!

¡Firma!
Firma la petición
Ayúdanos a llegar a 10.000
3.646 firmas
Fima y enviaremos esta petición en tu nombre al presidente chino, Xi Jinping.

Enviaremos esta petición junto cno tu nombre, apellidos y correo electrónico.

Estimado Señor Presidente:

Le escribo para expresarle mi preocupación por los informes de violaciones de derechos humanos en la Región Autónoma Uigur de Sin-kiang y pido a su gobierno que tome medidas urgentes y efectivas para proteger a personas de la etnia uigur, kazaja u otras, predominantemente musulmanas del Sin-kiang, de sufrir detención arbitrariamente en los centros de "transformación a través de la educación" en nombre de la "des-extremización".

Amnistía Internacional ha hablado con más de 100 personas de todo el mundo que informan haber perdido contacto con familiares y amigos dentro del Sin-kiang y temen que hayan sido detenidas en dichas instalaciones. Existen informes fidedignos de que estas instalaciones se están utilizando para obligar a las personas a repudiar sus creencias religiosas y aspectos de su identidad cultural y demostrar su lealtad política incondicional con el Estado y el Partido Comunista de China. La naturaleza secreta y sin registros de la forma en que las personas desaparecen allí hace que sea casi imposible rastrear o confirmar el paradero de un individuo en particular.

Las autoridades justifican las medidas extremas necesarias para fines de lucha contra el terrorismo y para garantizar la seguridad nacional. Sin embargo, las medidas que un país tome para proteger a sus ciudadanos de posibles ataques deben ser necesarias y proporcionadas, y lo más limitadas y específicas posible para abordar una amenaza específica.

Le escribo para instarlo a que brinde respuestas creíbles sobre lo que está sucediendo en el Sin-kiang. De conformidad con las obligaciones de China en virtud del derecho internacional, debe poner fin a todas las detenciones arbitrarias y liberar inmediatamente a todas las personas detenidas en "des-extremización", "transformación a través de la educación" u otras instalaciones en el Sin-kiang, que funcionan al margen del sistema judicial, a menos que hayan sido acusadas de un delito internacionalmente reconocido.

Gracias,

Si ya has firmado alguna acción antes, rellena sólo tu email:
Completa el siguiente formulario:
Al participar en esta acción aceptas la política de privacidad