Actuamos por los derechos humanos
en todo el mundo

Buscar

China: 20 años esperando justicia

¡Gracias!

Esta acción ha finalizado. Hemos sido 20.025 firmantes

Petición antes del cierre

El 4 de junio de 2009 se cumplen 20 años de la matanza de cientos de civiles desarmados en la plaza de Tiananmen de Pekín a manos del Ejército chino. A día de hoy se sigue desconociendo el número total de personas que murieron o fueron heridas por el ejército durante esos días.

Esta acción ha finalizado. Muchas gracias a las 19.875 personas que han firmado esta ciberacción. Simpatizantes y miembros de Amnistía Internacional salieron a la calle el 3 y 4 de junio para pedir justicia por las víctimas de Tiananmen en Australia, Portugal, Japón, Ucrania, Reino Unido, Francia, Mongolia, Canadá, Taiwan, España e incluso China, en Hong Kong.

En relación a Huang Qi, hemos sabido a través de su abogado que había sido interrogado durante largas horas y que a veces le habían impedido dormir. En una ocasión, lo habían estado interrogando sin descanso durante tres días. Huang Qi afirmó que tiene dos tumores, uno en el estómago y otro en el pecho, diagnosticados por el médico de su centro de detención y que se han desarrollado desde marzo. También dijo que sufría frecuentes dolores de cabeza, arritmias e insomnio. Las autoridades han desoído las reiteradas peticiones de sus familiares para que sea puesto en libertad bajo fianza mientras espera ser juzgado. Amnistía Internacional sigue muy preocupada por su salud y pidiendo su liberación incondicional e inmediata por considerarlo un preso de conciencia.

Amnistía Internacional seguirá documentando y denunciando las violaciones de derechos humanos que se cometen en China.

¡Gracias a todas las personas que se han sumado a esta acción!

 

Petición original:

El 4 de junio de 2009 se cumplen 20 años de la matanza de cientos de civiles desarmados en la plaza de Tiananmen de Pekín a manos del Ejército chino.

En la noche del 3 al 4 de junio, tropas fuertemente armadas y cientos de vehículos blindados entraron en Pekín para “limpiar” la ciudad de manifestantes pro-democracia, disparando a manifestantes y en general a cualquier persona que encontrasen en su camino. Muchos civiles desarmados, incluidos niños y ancianos, murieron por los disparos de las tropas.

Después de la represión militar, las autoridades comenzaron la caza de las personas involucradas en las protestas. Muchos civiles fueron detenidos, torturados o encarcelados tras juicios injustos.

A día de hoy se desconoce el número total de personas que murieron o fueron heridas por el ejército durante esos días, aunque los testigos hablan de centenares de muertos.

Amnistía Internacional pide a las autoridades chinas que abran una investigación transparente e independiente sobre la represión militar de 1989, reconozcan públicamente las violaciones de derechos humanos que tuvieron lugar y la legitimidad de las protestas de 1989. Asimismo deben ser puestas en libertad todas las personas que han sido encarceladas  por ejercer su libre derecho a la libertad de expresión en relación con el movimiento pro democracia de 1989. Una de ellas es Huang Qi, condenado a cinco años por mantener un debate en Internet sobre las protestas de Tiananmen. Entre las “pruebas” presentadas contra él figuraba haber colgado en su web un documento de Amnistía Internacional. Quedó en libertad en 2005.  En junio 2008 fue detenido de nuevo aparentemente por prestar ayuda a familiares de víctimas del terremoto de Sichuan del año pasado.