Saltar al contenido
Actuamos por los derechos humanos en todo el mundo
Buscar

Burkina Faso: Actúa por el fin de la mortalidad materna

Salam Dipama con su hijo Alassan
Salam Dipama que perdió a su esposa al dar a luz ahora vive con su hijo Alassan y su madre, que cuida al bebé, Burkina Faso, junio de 2009 © Anna Kari
¡Gracias!

Esta acción ha finalizado. Hemos sido 46.335 firmantes

Petición antes del cierre

Con motivo del Día de la Madre, pide al Presidente de Burkina Faso que cumpla su promesa y ponga fin a la mortalidad materna ¡Actúa!

Esta acción ha finalizado. Con motivo del Día de la Madre más de 46.000 personas han pedido al Presidente de Burkina Faso que cumpla su promesa y ponga fin a la mortalidad materna.

Amnistía Internacional entregará estas firmas, junto con las recogidas en otros países del mundo, al Presidente Compaoré instándole a que cumpla su promesa de eliminar todas las barreras económicas que obstaculizaban la atención a la salud materna en Burkina Faso.

Muchas gracias a todas las personas que han apoyado esta acción.

Petición original:

“Mi hermana murió por falta de medios y de tratamiento adecuado. El hospital es como una cámara de comercio. Si eres pobre, te abandonan; si puedes pagar, te atienden”.
Testimonio del hermano de Mariam. Mariam tenía 23 años cuando murió en el hospital de Ouagadougou en abril de 2008, 13 días después de dar a luz a un bebé que nació muerto.


Mariam tuvo problemas durante el parto; 10 días después se puso enferma y su esposo, Alí, la llevó de nuevo a la sala de urgencias. El personal médico insistió en que Alí tenía que pagar el tratamiento y los productos médicos. En total, el parto y los viajes al hospital le costaron a Alí en torno a 90.000 francos CFA (206 dólares estadounidenses); pero, a Mariam, la demora en recibir atención le costó la vida.

En Burkina Faso, miles de mujeres mueren anualmente debido a complicaciones durante el embarazo y el parto. Muchas de estas muertes podrían evitarse si las mujeres pudieran acceder a tiempo a la asistencia médica necesaria.

Las ambiciosas estrategias elaboradas por el gobierno burkinés han logrado reducir los índices de mortalidad materna en algunas partes del país. Pero el coste sigue constituyendo un importante obstáculo a la hora de recibir atención, especialmente en el caso de las mujeres de zonas rurales. La política aprobada en 2006 para subvencionar el 80 por ciento de los gastos del parto y convertirlo en totalmente gratuito para las mujeres más pobres no se ha dado a conocer debidamente, lo que ha posibilitado que personal médico exija pagos ilegalmente.

En febrero de 2010, en una reunión con Amnistía Internacional, el presidente de Burkina Faso, Blaise Compaoré, se comprometió a eliminar todas las barreras económicas que obstaculizaban la atención a la salud materna, como parte de una estrategia destinada a luchar contra la mortalidad materna en el país. Pero, de momento, esta promesa no se ha traducido en hechos concretos.

Pide al presidente Compaoré que cumpla su compromiso.