Actuamos por los derechos humanos
en todo el mundo

Buscar

Banco Mundial: ¡Es hora de invertir en derechos humanos!

¡Gracias!

Esta acción ha finalizado. Hemos sido 8.821 firmantes

Petición antes del cierre

La Corporación Financiera Internacional, agencia del Banco Mundial debe asegurar la protección de los derechos humanos cuando financia las actividades de las empresas. Pídele que no respalde proyectos empresariales que pueden vulnerar derechos humanos. ¡Actúa!

Esta acción ha finalizado. Queremos dar las gracias a las personas que con su firma han apoyado la petición de que la Corporación Financiera Internacional (CFI) incorpore los derechos humanos en sus reglas de financiación de proyectos empresariales.

En mayo de 2011 la CFI ha revisado su Marco de Sostenibilidad que recoge la gestión de los riesgos sociales y medioambientales asociados a las actividades que respalda. A la fecha del cierre de esta acción, la CFI aun no ha hecho público el texto del Marco de sostenibilidad, por lo que Amnistía Internacional aun no tiene una valoración del mismo.

Amnistía Internacional considera que el respeto de los derechos humanos debe ser coherente con el compromiso declarado de la CFI en la lucha contra pobreza y mejora de la vida de las personas. Continuaremos trabajando para que los organismos internacionales incluyan garantías adecuadas para asegurar que los derechos humanos de las personas y comunidades afectadas por las actividades de las empresas sean respetados y recogidos.

Petición original:
Las empresas pueden tener un enorme impacto negativo sobre los derechos de las personas y las comunidades. Amnistía Internacional ha mostrado cómo este impacto puede ir desde la amenaza o destrucción de los medios de subsistencia de las comunidades hasta los desalojos forzosos. Por ejemplo, en abril de 2009 la policía desalojó por la fuerza a residentes de poblados cercanos a la mina de oro de Porgera, en Papúa Nueva Guinea. Las familias tuvieron que huir de sus casas porque la policía las quemó, utilizando las instalaciones de la empresa como base de la operación. En muchos casos, los residentes no tuvieron oportunidad de recoger sus pertenencias antes de que se prendiera fuego a su casa.

El Grupo del Banco Mundial financia las actividades de empresas en los países en desarrollo a través de la institución denominada Corporación Financiera Internacional (CFI). Con frecuencia, esta corporación respalda a industrias de naturaleza especialmente invasiva, como las petroleras, mineras y de gas, a menudo, asociadas a daños al medio ambiente o a los derechos humanos.

Desafortunadamente, el Grupo del Banco Mundial se niega a tomarse en serio los derechos humanos.

La CFI debe contar con poderosas salvaguardias para evitar respaldar actividades empresariales que cometan abusos contra los derechos humanos.

En mayo de 2011, la corporación adoptará nuevas políticas para gestionar los riesgos sociales y medioambientales asociados a las actividades que respalda. Sin embargo, las salvaguardias que propone para evitar un impacto negativo sobre los derechos humanos son inadecuadas y se niega a reconocer un compromiso explícito de respeto a los derechos humanos.

Tratándose de una institución intergubernamental que dice estar comprometida en la lucha contra la pobreza y en la mejora de la vida de las personas, y cuyos Estados miembros tienen el deber de respetar, proteger y hacer realidad los derechos humanos esto es completamente inaceptable.

Además de firmar, puedes encontrar el análisis completo que hace Amnistía Internacional de las políticas de la CFI en nuestro Centro de Documentación.