Saltar al contenido
Actuamos por los derechos humanos en todo el mundo
Buscar

Bahréin: Leer un poema en público te puede llevar a la cárcel

Retrato de Ayat al-Qarmezi
Ayat al-Qarmezi © Particular
¡Gracias!

Esta acción ha finalizado. Hemos sido 36.835 firmantes

Petición antes del cierre

La poetisa bahreiní Ayat al-Qarmezi, condenada a un año de prisión por la lectura de un poema pidiendo reformas, fue liberada el pasado 13 de julio pero se desconoce su situación legal actual. Tu firma sigue siendo necesaria.

Esta acción ha finalizado. Gracias a las más de 36.000 personas que firmaron pidiendo la liberación de Ayat al-Qarzemy en Bahréin, el pasado 13 de julio fue puesta en libertad. Sin embargo, su liberación es condicional ya que no puede abandonar el país ni hablar sobre su detención. Amnistía Internacional continuará siguiendo el caso de Ayat para que se retiren todos los cargos en su contra.

Petición original:

Somos el pueblo que matará la humillación y asesinará la miseria,
¿no oyes sus gritos, sus alaridos?”


Estos versos han llevado a la cárcel a Ayat al-Qarmezi, poetisa bahreiní. Fue condenada el 12 de junio a un año de prisión por un tribunal militar, por el delito de haber participado en manifestaciones ilegales, alterado la seguridad pública y hacer apología del odio al régimen.

Tras la lectura del poema, dirigido al Rey, durante una concentración convocada en la capital, Manama, en demanda de reformas, Ayat fue denunciada y se vio obligada a entregarse, después de que miembros de las fuerzas de seguridad enmascarados irrumpieran en casa de sus padres al menos dos veces y amenazaran con matar a sus hermanos si no lo hacía.

Durante los primeros 15 días Ayat estuvo detenida en régimen de incomunicación. Afirma que fue golpeada y torturada con descargas eléctricas. Apenas pudo ver a su familia durante el juicio, celebrado ante el Tribunal de Seguridad Nacional de Primera Instancia, de carácter militar, lo cual constituye una infracción directa de las normas internacionales sobre juicios justos.

Este es el castigo que espera a quien reclama libertad en Bahréin mediante el uso de la palabra: la cárcel. Ese es el mensaje que las autoridades tratan de dar a todas las personas que participan en la protestas en favor de reformas. En Barhéin, al menos 500 personas han sido detenidas en relación con las manifestaciones pro reforma que comenzaron en febrero, y cuatro han muerto bajo custodia en circunstancias poco claras. Decenas de ellas han sido sometidas a juicio ante tribunales militares, que en muchos casos las han declarado culpables e impuesto desde breves condenas de prisión hasta, en dos casos hasta ahora, la pena de muerte.