Actuamos por los derechos humanos
en todo el mundo

Buscar

Centenares de personas juzgadas por manifestarse: ¿Qué está pasando en Bahréin?

¡Gracias!

Esta acción ha finalizado. Hemos sido 21.049 firmantes

Petición antes del cierre

Miles de personas han sido detenidas desde el comienzo de las protestas en demanda de libertades en Bahréin. Muchas, entre ellas Abdulhadi al Khawaja, se enfrentan a juicios militares simplemente por expresarse libremente. En las próximas semanas podrían ser condenados si no lo evitamos. ¡Actúa!

Esta acción ha finalizado. Han pasado meses desde que decenas de personas se manifestaran en la glorieta de la Perla en febrero y marzo. Sin embargo, gran número de trabajadores de la salud, activistas de la oposición y de los derechos humanos, profesores y otras personas se enfrentan todavía a juicio o cumplen penas de prisión en Bahréin.

Gracias a las más de 21.000 personas que, con su firma, han hecho llegar a las autoridades bahreiníes la obligación de terminar con la represión, los juicios militares y respetar el derecho de toda persona a manifestarse pacíficamente en libertad. En algunos de estos casos las condenas han sido reducidas o anuladas y muchos de las personas detenidas han logrado que sus causas sean tratadas por tribunales civiles, no militares. Amnistía Internacional seguirá trabajando para que los derechos humanos sean una realidad en Bahréin.

 

Actualización 19 de diciembre.
El pasado 28 de noviembre se aplazó la vista de apelación de los 20 profesionales de la salud bahreiníes condenados en relación a su participación en las protestas contra el gobierno de los meses de febrero y marzo pasados. Siguen enfrentándose a penas de cárcel, acusados de delitos como “estar en posesión de armas sin licencia”, “ocupar un edificio público sin permiso” e “instar a derrocar al régimen”. La nueva sesión tendrá lugar el próximo 9 de enero.

Por otra parte, el Tribunal Superior de Apelación de Bahréin ha confirmado la condena a seis meses de prisión impuesta a 14 personas, entre ellas 12 mujeres, por participar en una “concentración ilegal”. No contaron con representación legal antes del juicio. Nadie debe ser encarcelado por expresarse pacíficamente, por lo que estas 14 personas podrían ser presos de conciencia. Para que sean puestos en libertad, para que todas las personas en Bahréin vean garantizados sus derechos, tu firma sigue siendo necesaria.

Buenas noticias: 25 de octubre.
Los profesionales de la salud que afrontaron el pasado 23 de octubre un juicio ante el Tribunal Penal de Apelación de Bahréin, de carácter civil, vieron como se retiraban varios de los cargos, como por ejemplo, “incitar al odio al régimen” o “ difundir noticias falsas”. También se decidió no usar como pruebas válidas confesiones que los acusados aseguraban haber sido obligados a firmar bajo tortura. Varios han quedado en libertad bajo fianza y el próximo 28 de noviembre tendrá lugar una nueva sesión del jucio.

Actualización. 11 de octubre de 2011. 

Decenas de los procesados, todos profesionales de la salud han visto como el  gobierno ha anunciado ahora un nuevo juicio del caso, esta vez ante un tribunal civil. Originalmente fueron condenados a penas de prisión de cinco a 15 años en un tribunal militar en Manama. Su nuevo juicio tendrá lugar en el Tribunal Superior Penal de Bahrein el 23 de octubre. Se trata de un importante paso hacia la justicia.

Actualización. 3 de octubre de 2011. 

El pasado 28 de septiembre, en una vista de apenas 5 minutos de duración, el Tribunal de Apelación de Seguridad Nacional de Manama, de carácter militar, confirmó las condenas impuestas a decenas de las personas acusadas de querer cambiar el sistema político e incitar a la violencia durante las protestas eminentemente pacíficas de principios de año.

Ninguna de estas personas debía haber sido juzgada ante un tribunal militar, algo prohibido por el derecho internacional de los derechos humanos. Además, los procesados no pudieron hablar con sus familiares y solo pudieron verse con sus abogados tras la sentencia. Está previsto que se presenten apelaciones contra el Tribunal de Casación de Bahréin, de carácter civil. Por eso, tu firma sigue siendo importante.

Petición original:
"Estábamos en el apartamento de mi hija Fátima. De pronto, varios enmascarados irrumpieron en la habitación y agarraron a mi esposo por el cuello, lo arrastraron escaleras abajo, lo golpearon brutalmente y se lo llevaron.

Desde aquella noche, nuestra vida cambio. Dormíamos de día y permanecíamos despiertas en la noche por si volvían. Cualquier sonido nos sobresaltaba. Esperábamos con ansiedad noticias, las que fueran... Pedimos a un abogado que tratara de conseguir información pero fue inútil porque a los abogados no se les facilita ninguna información sobre detenidos. Era tal nuestra desesperación que mi hija se declaró en huelga de hambre.

Semanas después, recibí una llamada de mi esposo. Apenas podía hablar pero en los pocos segundos que duró, me dijo que no había perdido el ánimo ni las ganas de luchar. A los pocos días me enteré por la prensa que, a consecuencia de las lesiones sufridas, había tenido que ser operado. Ese día deseé morir.

Entonces comenzó el juicio y pude verlo. Su rostro había cambiado pero su alma seguía intacta. Iba con la cabeza alta, la mirada penetrante y más orgulloso que nunca. Me alegré mucho de poder ver su alma, por extraño que parezca.

Lo han condenado a cadena perpetua, pero espero que la presión sobre el gobierno sea tan fuerte que se vean obligados a dejarle en libertad. Hasta que llegue ese día, recuerdo todos los momentos felices vividos junto a él en estos 30 años. Es mi esposo, mi mejor amigo, mi alma gemela. Estoy orgullosa de él, como hombre y como defensor de los derechos humanos."


Este es el testimonio de Khadija al Mousawi, esposa de  Abdulhadi al Khawaja, una de las miles de personas encarceladas en Bahréin por exigir reformas y libertades. Profesionales de la salud, opositores, defensores de los derechos humanos y otras muchas personas se enfrentan a juicios injustos ante tribunales militares; además, muchos de ellos han denunciado torturas e incluso han sido obligados a firmar confesiones con los ojos vendados. 

Exige que se ponga en libertad inmediatamente y de manera incondicional a todas las personas detenidas por ejercer pacíficamente sus derechos a la libertad de expresión y de reunión.