Actuamos por los derechos humanos
en todo el mundo

Buscar

En Bahréin, escuchar música “revolucionaria” puede llevarte a la cárcel

¡Gracias!

Esta acción ha finalizado. Hemos sido 34.242 firmantes

Petición antes del cierre

Fadhila Mubarak fue condenada por un tribunal militar, no tuvo acceso a un abogado y según informes, fue torturada por los policías que la detuvieron. Lleva en prisión casi un año; simplemente por escuchar música. Es una presa de conciencia.

Esta acción ha finalizado. 
Buenas noticias
: El pasado 6 de febrero, Fadhila fue puesta en libertad, tras más de un año detenida por escuchar música que pedía la caída del régimen en Bahréin. Aunque no se tienen muchos detalles sobre la liberación, como por ejemplo si se han retirado los cargos o no, Fadhila ha podido reunirse con sus familiares y amigos. Amnistía Internacional seguirá de cerca la evolución de este caso. Gracias a las más de 34.000 personas que han firmado en favor de Fadhila Mubarak y los derechos humanos en Bahréin.

Petición original:
El 20 de marzo de 2011 Fadhila Mubarak viajaba en su vehículo con su hijo de ocho años y otros dos niños cuando la policía le dio el alto en un puesto de control próximo a Rifaa, al suroeste de la capital, Manama. Los agentes le dijeron que la habían parado por escuchar música que pedía la caída del régimen y le instaron a apagar el sonido.

Fadhila se negó y pidió al agente que se identificara. Entonces, la obligaron a salir del coche, la golpearon y se la llevaron detenida. Durante el interrogatorio en la comisaría, parece ser que varias mujeres policías la golpearon repetidamente por todo el cuerpo. Después fue trasladada a otra comisaría, donde recibió más golpes.

El Tribunal de Seguridad Nacional de Primera Instancia, de carácter militar, declaró a Fadhila Mubarak culpable de varios cargos el 17 de mayo de 2011 y la condenó a cuatro años de prisión, acusada de cargos falsos de participación en una reunión ilegal de más de cinco personas y en las protestas de Manama, así como de posesión de CD's y folletos de incitación al odio al régimen, y de agredir a un agente de policía tirándole de la camisa.

Además de ser juzgada por un tribunal militar, algo prohibido por el derecho internacional, Fadhila no tuvo acceso a representación legal ni antes ni durante el juicio. Tan solo el primer día de la vista de apelación pudo verse con su abogado. En junio de 2011, tras cuatro vistas de apelación, su pena fue reducida a 18 meses. Fadhila es una presa de conciencia detenida y condenada por ejercer su derecho a expresarse pacíficamente, por lo que debe ser puesta en libertad de manera inmediata e incondicional.

De estos hechos hace casi un año. Amnistía Internacional solo ha podido conocer la historia de Fadhila a través de otras reclusas que han hablado del caso tras salir en libertad bajo fianza. Desde febrero de 2011, miles de bahreiníes se vienen manifestando contra el gobierno para pedir más reformas políticas, libertad, democracia y justicia social. Decenas de manifestantes pacíficos han perdido la vida como consecuencia del uso excesivo de la fuerza por parte de las fuerzas de seguridad y el ejército bahreiníes. Cientos más han sido detenidas y muchas de ellas han sufrido tortura u otros malos tratos.

Ayúdanos a acabar con la represión, con la tortura, con los juicios militares en Bahréin.