Carmen

Comparte

Comparte

Carmen, una madre que no se quedó de brazos cruzados.

"Yo a día de hoy me siento mal porque no he podido hacer nada para evitarle el daño. Te hace sentir una impotencia tan grande [...] Siento que como madre lo único que he podido hacer por mi hijo ha sido cambiarlo de colegio. Fue lo único que pude hacer por él. Absolutamente nada más."

El hijo de Carmen, Juan, sufrió acoso escolar durante un curso entero. Hasta que no llegaron las vacaciones de Navidad, no se atrevió a contárselo a su madre. Y aquel día, se convirtió en el "chivato". Ante la mirada impasible de sus compañeros y compañeras, Juan no dejó de recibir insultos, empujones, agresiones físicas durante un curso escolar entero. Incluso dejaron de llamarle por su nombre. Carmen no recibió apoyo de la dirección del colegio. Incluso cuando consiguió que se abriera el protocolo de acoso, lo terminaron cerrando justificando que Juan "no se sentía inferior a sus acosadores".

Amnistía Internacional con su campaña #PupitresLibres de acoso escolar trabaja para que la historia de el niño Juan no se repita en ningún sitio.

Firma para exigir al gobierno espacios libres de acoso escolar.

Firma para exigir al gobierno y a las comunidades autónomas que creen un sistema de denuncias que los y las adolescentes utilicen de verdad, y que alumnos, alumnas y profesorado sean formados para prevenir e intervenir ante casos de acoso escolar.

Llevamos 15.333 firmas

No has introducido este dato

No has introducido este dato

No has introducido este dato

No has introducido este dato.

Firma Descarga